Sindrome de Diógenes y Diógenes de Sínope

Print Friendly

Se ha dado en llamar síndrome de Diógenes a un conjunto de síntomas que, fundamentalmente consisten en el aislamiento y la acumulación de objetos inservibles o aún hasta desperdicios. Afecta mayormente a personas que viven solas.

Se denomina así – a partir de 1975 – relacionándolo con el filósofo Diógenes de Sinope, pero en realidad se contrapone a las doctrinas del mismo porque Diógenes practicaba y promulgaba, a través de su filosofía cínica, el despojo total de todo bien material  y la austeridad absoluta.

Diógenes de Sínope

Diógenes de Sínope (en griego Διογένης ὁ Σινωπεύς Diogenes de Sinopeus), también llamado Diógenes el Cínico, fue un filósofo griego perteneciente a la escuela cínica. Nació en Sínope, hacia el 412 a. C. y murió en Corinto en el 323 a. C. No legó a la posteridad ningún escrito; la fuente más completa de la que se dispone acerca de su vida es la extensa sección que su tocayo Diógenes Laercio le dedicó en su “Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres.”

 

Diógenes de Sínope fue exiliado de su ciudad natal y trasladado a Atenas, donde se convirtió en un discípulo de Antístenes, el más antiguo pupilo de Sócrates. Diógenes vivió como un vagabundo en las calles de Atenas, convirtiendo la pobreza extrema en una virtud. Se dice que vivía en una tinaja, en lugar de una casa, y que de día caminaba por las calles con una linterna encendida diciendo que “buscaba hombres” (honestos). Sus únicas pertenencias eran: un manto, un zurrón, un báculo y un cuenco (hasta que un día vio que un niño bebía el agua que recogía con sus manos y se desprendió de él). Ocasionalmente estuvo en Corinto donde continuó con la idea cínica de autosuficiencia: una vida natural e independiente a los lujos de la sociedad. Según él, la virtud es el soberano bien. La ciencia, los honores y las riquezas son falsos bienes que hay que despreciar. El principio de su filosofía consiste en denunciar por todas partes lo convencional y oponer a ello su naturaleza. El sabio debe tender a liberarse de sus deseos y reducir al máximo sus necesidades.

Editado de Wikipedia

1 comentario


  1. José Inácio CREAS ribeirão preto
    Como psicólogo trabalho com essa população na cidade de Ribeirão Preto a algum tempo. Em minha observação notei que a maioria dos casos que acompanho apresenta um quadro de carência bastante significativo, em sua maioria são pessoas que passaram por grandes privações, principalmente afetiva ou financeira e também percas ou rupturas marcantes, na grande maioria afetivas, percebo muita carência. Existe um vazio, na falta do contato e atenção Humana a compulsão se torna efetiva, preenche se com objetos. O apego aos objetos é enorme, trata se de seu patrimônio, quando retirado voltam a acumular novamente, como forma de auto preenchimento. Percebo que quando cuidados, tratados, entendidos e acompanhados de perto surtem resultados bastante significativos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*