Lo actual

Print Friendly

LO ACTUAL

 

Una de las acepciones de lo actual – además de contar con el tiempo presente – implica que es aquello que transcurre en el período geológico más reciente, en el que todavía nos encontramos. Se calcula iniciado hace unos 8000 ó 10 000 años. (Fuente: Diccionario de la Real Academia Española)

Pero para los criterios que rigen hoy la información sería actual aquello inmediatamente presente y que queda anulado por otro presente más convocante.

Japón sigue estando presente en su profundo drama. No solo porque los terremotos prosiguen, y no en escalas menores, sino porque el peligro nuclear está vigente. Sin embargo los medios internacionales ya no lo ponen en primera plana: ha perdido la tal vigencia, ya no vende como noticia tal como ocurrió en los primeros días.

Lo ocurrido en esa sociedad nos sigue interrogando y llevando a la reflexión. Mucho se dijo y escribió, seguramente mucho válido y cierto y mucho inconsistente.

¿Por qué se esperaba que los japoneses reaccionaran de modo tan diferente a otras etnias? ¿Por qué se los quiere, se los reclama, se los exige tan distintos? ¿No son susceptibles de angustiarse como todo ser humano de este planeta?

Son orientales. Y eso, ¿qué quiere decir?

Les invitamos a ello, a reflexionar, a pensar y para eso ponemos en consideración distintos trabajos realizados en torno a este tema no sólo de colegas psicoanalistas sino también de pensadores, de seres, que han escrito desde otras áreas.

Pero el drama, la tragedia – y pensemos en las producciones ficcionales y míticas de los griegos – no pierden actualidad  cuando en ello va la vida de los semejantes.

Esperamos vuestros comentarios y aportes al respecto.

¡Muchas gracias!

El Staff

2 comentarios


  1. Sugerencia de un escritor japones

    Barcelona (España), 8 jun (EFE).- El escritor japonés Haruki Murakami considera que los autores de su país deben trabajar en el futuro en historias y novelas que ayuden a “animar” a sus compatriotas, después de una tragedia como la del terremoto y el tsunami del último marzo.
    Murakami celebró hoy una rueda de prensa en la Generalitat, sede del gobierno regional catalán, en Barcelona (noreste de España), donde mañana, jueves, recibirá el XXIII Premio Internacional de Catalunya.
    El jurado decidió concederle el premio al entender que su narrativa “ha trascendido su ámbito cultural” y se ha convertido en un referente mundial, así como por la creación de una obra y un universo personal y por “constituir un puente literario entre Oriente y Occidente, capaz de conjugar los dos mundos”.
    El novelista reconoció que está a la espera de que le aparezca “la musa” para iniciar un nuevo proyecto literario en esa dirección, aunque no ha escondido que después de su obra “1Q84” ha quedado vacío y que quizá no estará a punto hasta dentro de un año.
    Acompañado por el presidente delegado del jurado del Premio Internacional Catalunya, Xavier Rubert de Ventós, Murakami aseveró que los japoneses están habituados a sufrir desastres, pero a causa de la crisis nuclear actual están en estado de shock y sin saber muy bien qué ocurrirá después.
    “Nos preguntamos hacia dónde tenemos que tirar. Estamos perdidos, sin orientación. Cuando acabó la Segunda Guerra Mundial tomamos el camino recto hacia la riqueza y la paz y soñamos con un país rico y pacífico, pero estos sueños han desaparecido. Estábamos embelesados con nuestro poder técnico, pero ahora estamos desorientados, aunque creo que nos recuperaremos”, añadió.
    Respecto a su oficio como escritor, que inició cuando tenía 29 años, sin pensar antes que se podría dedicar al mismo, dijo que escribe por el deseo de “contar buenas historias”.
    comentario de Yahoo.com

    Responder

  2. Hola, luego de leer el material enviado, farfullo algunos comentarios.
    Se me ocurre decir por ejemplo que bien podría empezar con algo de “Lo actual”. Cabe aclarar que paso bastante tiempo leyendo diarios en medios electrónicos y en papel. Tengo un taller de lectura de diarios, me fascina el estudio de la noticia y justamente estuvimos haciendo un trabajo sobre cómo leer escritos científicos de opinión.
    Se darán una idea que por aquí los hechos ocurridos en el Japón han traído innumerables consecuencias que se reflejan en cómo tratar la noticia en el diario local y regional tanto como los pormenores de las asociaciones destinadas a la conservación del medio ambiente, que han escrito un petitorio tal como el “cierre de las centrales nucleares en Argentina”.
    Existe una paranoia colectiva pero básicamente infundada. La comunidad científica ha dado algunos comentarios pero circulan a mi entender, periféricamente.
    Tengo un vecino a pocos metros queriendo juntar firmas para cerrar el reactor que existe hace años en el CAB (centro atómico Bariloche). En fín, hay una nota que salió en el diario La Nación “Azares y temores radiactivos” de A. Rojas, el autor aborda por un lado cómo nos llega la información en los medios, sobre todo la televisión, y el comportamiento humano en el oeste de los Estados Unidos ante la llegada de las partículas radiactivas.
    Todo el mundo fue a tomar pastillas iodificantes, que valga la aclaración, en exceso tiene contraindicaciones para la salud. Hace también un paralelismo con la literatura, cita a Borges y finalmente dice a modo de comentario que el cosmos puede ser infinito mientras que la estupidez humana….
    Creo que en medio de tanta información nos hemos convertido un poco en científicos. Los periodistas no se privaron de nada: han hecho un show de las noticias. Han invitado a profesores, investigadores que explicaban cómo funciona una central nuclear etc, y noto que “no siempre informar tiene buena prensa”. El entrecomillas es de Lacan en relación a otra cosa, pero me sirvo de esta frase porque viene al caso.
    Para traer un poco de aire puro a tanta contaminación, sería algo así como rimbombante resumir el: del Star de los mass-medias al estar entre las sombras.
    Particularmente me preocupa lo que sucede aunque a la vez me despierta una sensación de interés la idea de la utilización de la energía en general mediante una serie de posibles reflexiones. Digo, todas las informaciones, algunas veraces otras más inconsistentes, hacen a una atención particular que sostiene el auditorio, nosotros, en la enigmática condición humana.
    También hay que buscar la vuelta para algún witz en tanta desgracia, algo que provoque un “¡ja ja!”.
    No nos olvidemos que los mass-medias utilizan a veces de manera siniestra la mayor atención de nosotros y a la vez un público a quien sorprender. Lo hacen de manera morbosa, y siniestra. No sé muy bien por qué se me ocurre el witz como ese hecho social en su posible relación con el inconsciente. Tal vez porque, a la inversa de la situación analítica, el analista no goza mientras opera. En cambio ante los hechos visualizados en las pantallas una y otra vez sucede un goce hasta lo patético.
    Es difícil hacerse a la idea de que el inconsciente tiene una dimensión transindividual; pero entiendo que fue Lacan precisamente quien ha ordenado una teoría del inconsciente a la comunicación. Y para tal fin creó un grafo, el del deseoinconsciente sobre un esquema comunicacional.
    Tema para toda una reunión. Los mass-media son el primer poder en el mundo globalizado así como también el poder económico. La economía capitalista viene haciendo estragos por todas partes, incluso en Japón mismo.
    Es cierto que Japón como nación se erigió mirando a Europa pero hoy es un reflejo más de Estados Unidos. Han aprendido tanto de ellos que hasta compiten a toda costa en tecnologías y hasta sentirse tan poderosos que se dan el peligroso lujo de tener más de 20 centrales nucleares para, entre otras cosas, iluminar Tokyo. Aún sabiendo que el costo para ello puede traerles aparejada la propia muerte o peor todavía su desaparición del mapa; ¿y por qué no pensar así que correríamos igual suerte los demás si esto se torna incontrolable, sobre todo si ellos saben de antemano que construyen dichas centrales sobre cuatro capas tectónicas que están en permanente rozamiento.?
    Por el momento, la única lengua que hablamos en la aldea global es la que se intenta día tras día imponer y es la del mercado. A la vez que es cierto lo de Mc Luhan cuando dice: “el medio es el mensaje”.
    Ya no existen culturas que históricamente se diferencien, ni ese imaginario que tenemos sobre lo diferentes que son los japoneses de nosotros.
    Es claro que en Argentina, no hace falta un tsunami, un terremoto o algo tan inconmensurable. Con un par de bombitas de agua estamos ahogados en una ciudad que arquitectonicamente hace que se inunde con unos pocos mililitros de agua caídos naturalmente del cielo.
    Respecto a el correo que envía Buenas Noticias via un sacerdote zen… No acuerdo en que el pueblo japonés no se angustie ni tenga pánico. Vuelvo a insistir en estos “imaginarios”. Ningún ser humano puede tolerar lo que ellos estuvieron pasando este último tiempo. A menos que los sigamos considerando como audiencia, seres extraterrestres y super- poderosos, no lo comprendo
    De momento, y volviendo a la condición humana (incluyo a los japoneses), se menciona el por qué de la guerra, relación epistolar entre Einstein y Freud mas hay que también recordar que posteriormente fue Einstein quien al escribirle al presidente Roosvelt expresó: “En los últimos cuatro meses se han logrado efectuar reacciones nucleares en cadena… continua: Este nuevo fenómeno podría también aplicarse a la fabricación de bombas de una enorme potencia”. Por una paradoja del destino, argumentan los científicos, puso así en manos el mecanismo que daría nacimiento a la bomba atómica.
    Es demasiado simple reducir la vastedad de este genio a la medida de la dramática consecuencia, cuando él mismo contribuyó con sus trabajos a ser intransigente sobre la autoridad erigida sobre el prejuicio, la violencia y la intolerancia. De ahí su continua lucha contra la loca carrera del rearme, contra el absurdo de la guerra fría, porque el mayor teórico de la época moderna no se limitó a ser un observador “encerrado en su torre de marfil” como pacifista, nunca rehuyó enfrentar los problemas más dramáticos del mundo contemporáneo.

    Hasta aquí mi aporte. Me gustaría poder compartir más… Un cariño
    Ana Lía

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*