Las bacantes- Eurípides

Print Friendly

Eurípides

 

LAS BACANTES

 

PERSONAJES

 

 

el dios dioniso (o Baco)

coro de mujeres bacantes

tiresias, adivino ciego

cadmo, viejo rey, abuelo de Penteo

penteo, rey de Tebas

servidor

mensajero 1.º

mensajero 2.º

agave, madre de Penteo e hija de Cadmo

 

 

La escena en Tebas, delante del palacio de Penteo

DIONISO

 

Vengo yo, hijo de Zeus, a esta tierra de los tebanos,

yo, Dioniso, al que antaño parió la hija de Cadmo,

Sémele, haciendo de partero el fuego del relámpago;

y he cambiado la figura de dios por la mortal

y estoy junto a las fuentes de Dirce y el río Ismeno.

Veo la tumba de mi madre, la herida por el rayo,

aquí junto a su casa, y las ruinas del palacio

sofocando del fuego de Zeus la viva llama,

crueldad divina de Herá contra mi madre.

Agradezco a Cadmo, que este solar tabú

ha dedicado como recinto sagrado de su hija. De viña alrededor

hele yo ocultado con la fronda que da racimos.

He dejado las vías de los lidios, ricos en oro,

y de los frigios; las mesetas de los persas, azotadas por el sol

y los muros de Bactria y la tierra de los medos,

de duro invierno he recorrido, y la Arabia feliz

y toda el Asia cuanta junto al salado mar

se extiende con sus ciudades bien cercadas, llenas

de griegos mezclados y de bárbaros junto;

y ésta es la primera ciudad griega donde llego,

después que allá he bailado y he fundado mis

misterios, para que los hombres me tengan por manifiesta divinidad.

Y en Tebas la primera de esta tierra de Grecia

he gritado ¡ijujú!, envuelto en una piel de cabrito

y puesto en mi mano el tirso, mi dardo de yedra;

y porque las hermanas de mi madre, las que menos debían,

decían que Dioniso no había nacido de Zeus,

y que Sémele, hecha novia de cualquier mortal,

echaba a Zeus la culpa de su desliz,

mentiras de Cadmo, y se gloriaban de que por eso

Zeus la había matado, por inventar unas falsas bodas,

por esto yo las he aguijoneado fuera de su casa enloquecidas,

y con la mente enajenada habitan en el monte,

las he obligado a llevar el atavío de mis orgías,

y a toda la ralea femenina de Tebas, cuantas mujeres había,

las he arrastrado locas fuera de sus casas. Y revueltas juntamente con las hijas de Cadmo. bajo los verdes abetos están sentadas bajo el cielo. Porque tiene que aprender esta ciudad, aunque no quiera, y permanece sin practicar mis ritos, que tengo que salir en defensa de mi madre Sémele y demostrar a los hombres que soy un dios, engendrado por Zeus,

Cadmo ha dado la dignidad de rey a Penteo, hijo de su hija,

que lucha contra mí, que soy dios, y de sus libaciones me excluye y en sus oraciones ninguna mención de mí hace. Por lo cual me mostraré ante él nacido de dios y ante todos los tebanos. Y a otra tierra, arreglado lo de aquí, dirigiré mi pie, después de haberme mostrado. Y si la ciudad de Tebas, iracunda, traer por las armas a las bacantes desde el monte intenta, me juntaré a las Ménades para ser su general. Por esto he tomado figura de mortal y he dejado mi forma por la naturaleza humana, Mas, ¡oh vosotras, que habéis dejado el Tmolo, ciudadela de Libia,

mujeres que sois mi comitiva, que de entre los bárbaros he tomado como acompañantes y viajeras conmigo, tomad los panderos propios de la ciudad de Frigia, inventos míos y de la madre Rea, y venid alrededor de este palacio real a aturdir a Penteo, para que lo vea la ciudad de Cadmo! Que yo, con las bacantes, a los repliegues del Citerón me voy, donde ellas están, y habré parte en sus danzas.

 

CORO

 

Desde la tierra de Asia, dejado el sagrado Tmolo,

me precipito hacia Bromio, dulce trabajo y

fatiga agradable a Baco gritar ¡evohé!

¿Quién en la calle, quién en la calle? ¿Quién

en el palacio? Que se retire, y que las bocas en silencio

todas devotas sean. Pues sus ritos,

siempre tenga Dioniso.

Bienaventurado el que dichoso

sabe los misterios de los dioses,

santifica su vida

y lleva su alma a la procesión

danzante en las montañas

con sacras purificaciones.

Las orgías de la gran madre

Cibele honra

y agita el tirso,

y coronado de yedra

sirve a Dioniso.

Id, bacantes, id, bacantes,

y al divino niño Bromio, hijo de un dios,

a Dioniso llevad

desde los montes de Frigia hasta las calles

de Grecia, en que se puede danzar, a Bromio.

Al que antaño en los dolores del parto

inevitables ante el vuelo del trueno de Zeus,

su madre dio a luz y le echó de su vientre

mientras dejaba la vida por el golpe del rayo.

Y entonces le recogió en la cámara del parto Zeus Crónida,

y le escondió en su muslo a Hera,

y se lo cose con áureas agujas,

y parió él cuando las moiras llegaron al dios de cuernos de toro,

y le coronó con coronas de serpientes, por lo cual las Ménades que llevan tirsos, cuando cazan una serpiente la colocan entre su cabellera.

¡Oh Tebas, nodriza de Sémele, corónate de yedra!,

¡brota, brota en verde

tejo de buen fruto,

y danza

con ramos de encina o de abeto,

cubierta de moteadas pieles de cabrito,

y corona las trenzas de cabellos blancos

con rizos! Y alrededor las varas libertinas

consagra. Pues pronto danzará la tierra toda,

cuando Bromio guíe la comitiva

al monte, al monte, donde espera

la plebe de mujeres

que han dejado telares y husos

aguijoneadas por Dioniso.

¡Cámaras de los curetes y sagrados recintos cretenses en que Zeus nació; cuevas en que los coribantes de tres cascos me inventaron este arco con su piel bien tensa, y mezclaron a las fiestas báquicas el sostenido dulce soplo de las flautas frigias, y pusieron en manos de la madre Rea lo que llevaría el compás para el canto de las bacantes! Y los sátiros enloquecidos llegaban ante la diosa madre y a las danzas se unían trienales con las que Dioniso goza.

Dulce es él en los montes cuando

de la comitiva rápida

se arroja hacia el llano, de pellejo de corzo llevando

el sagrado vestido a cazar

la sangre del macho cabrío muerto, para devorarle crudo

con ansia en los montes de Frigia o de Lidia.

Y Bromio el guiador grita ¡evohé!,

y el suelo mana leche, mana vino, mana de abejas

néctar como humo de incienso de Siria.

Y Baco, llevando

la llama roja de la tea

en su vara, se lanza

a la carrera y con sus coros irrita a los viajeros

y los sacude con sus gritos,

suelta al viento su cabellera ornada.

Y con sus cantos hace tronar

esto: Id, bacantes,

id, bacantes,

y con la gala del Tmolo de doradas fuentes

adulad a Dioniso,

con los panderos de grave son,

al dios del ¡evohé! festejadle con ¡evohé!,

con voces y gritos frigios,

cuando la sagrada flauta de buen sonido,

canciones sagradas

haga sonar, invitando a las posesas

al monte, al monte. Y con placer,

como un potro que pace junto a su madre,

bacante, mueve tu pierna con rápido pie en las danzas.

 

TIRESIAS

 

¿Quién está en la puerta? Haz salir de la casa a Cadmo

el hijo de Agénor, el que la ciudad de Sidón

dejó y construyó los muros de Tebas.

Ve, quien seas, anuncia que Tiresias

le busca. Ya sabe él a lo que vengo

y lo que yo convine con otro aún más viejo que yo:

coger tirsos y vestir pieles de cabrito

y coronar la cabeza con tallos de yedra.

 

CADMO

 

Amigo mío, ¡cómo me he alegrado de oír tu voz, sabia, como de hombre sabio, en mi casa! Vengo dispuesto, con el vestido del dios, como conviene, puesto que él es el hijo de mi hija, Dioniso, que se ha manifestado a los hombres como un dios, al que, grande como es, he de ensalzar en cuanto pueda. ¿Dónde he de bailar, dónde mi pie poner y mi cabeza sacudir canosa? Guíame tú, Tiresias, anciano, a mí, que también soy viejo,

porque tú eres sabio.

No me cansaría aunque noche y día con el tirso golpease la tierra, pues con el gusto olvidamos que somos viejos.

 

TIRESIAS

Te pasa entonces como a mí: yo también me siento joven y empezaré a bailar.

CADMO

¿Iremos al monte en carros?

 

TIRESIAS

 

No honraríamos igual al dios.

 

CADMO

 

Yo, que tan viejo soy, serviré de lazarillo a un viejo.

 

TIRESIAS

 

El dios nos guiará hacia allá sin fatiga.

 

CADMO

 

¿Sólo nosotros de toda la ciudad danzaremos en honor de Baco?

 

TIRESIAS

 

Sólo nosotros somos prudentes, los demás insensatos.

 

CADMO

 

Ya es demasiado vacilar: agárrate de mi mano.

 

TIRESIAS

 

Ten, júntala y empareja tu mano.

 

CADMO

 

No despreciaré yo a los dioses, que mortal soy.

 

TIRESIAS

 

Ciencia ninguna habemos de los dioses.

La herencia de nuestros padres que junto con el tiempo

hemos recibido, ningún razonamiento puede derribar,

y ni con lo más alto del pensamiento se alcanza la sabiduría.

Alguien dirá que no respeto la vejez

cuando voy a danzar con mi cabeza coronada de yedra,

mas el dios no ha distinguido si el joven

tiene que bailar o el viejo,

y de todos quiere recibir honores

iguales, y no quiere ser engrandecido con cuenta.

 

CADMO

 

Puesto que tú, Tiresias, no ves esta luz,

seré yo el intérprete de tus palabras.

Aquí Penteo hacia la casa rápidamente va,

el hijo de Equión, a quien he dado poder en esta tierra.

¡Qué agitado está! ¿Qué dirá de nuevo?

 

PENTEO

 

Aconteció que estaba yo fuera del país

cuando he oído de nuevos males en esta ciudad:

que nuestras mujeres han dejado las casas

con fingidas danzas, para en los espesos

montes entregarse al vértigo, y al recién llegado dios,

ese Dioniso que no sé quién es, celebrar con danzas.

En medio de sus grupos llenas están

las cráteras, y cada una por un sitio, en soledad

acuden a gozar del concúbito de un hombre,

con el pretexto de ser Ménades rituales,

pero en más tienen a Afrodita que a Baco.

Cuantas he podido sorprender, atadas las manos

las guardan mis servidores en los edificios públicos.

Y las que faltan las cazaré en los montes,

Ino y Agave, la que me dio a luz de Equión,

y la madre de Acteón. Autónoe digo.

Las encerraré en redes de hierro

y las haré dejar en seguida este criminal rito.

Dicen que ha llegado un extranjero,

un mozo encantador de la tierra de Lidia,

que se gloria de sus perfumados rizos rubios,

rosado, en los ojos llevando las gracias de Afrodita,

que los días y las noches se pasa

organizando fiestas báquicas con las jóvenes.

Si le llego a tener dentro de esta casa

le haré que deje de blandir el tirso y de sacudir

la cabellera, pues le separaré el cuello del tronco.

Me dicen que es el dios Dioniso,

ese que estuvo antaño cosido en el muslo de Zeus,

el que fue fulminado por el relámpago

con su madre porque ella mintió una boda con Zeus.

¿No merece todo esto terrible horca,

estos excesos, sea quien sea el extranjero?

Mas, otra cosa extraña: el adivino

Tiresias veo con pintadas pieles de corzo

y al padre de mi madre, ¡gran ridículo!,

danzando y con el tirso: ¡os saludo,

cuando veo vuestra vejez sin cabeza ninguna!

¿No te sacudirás la yedra, no soltará

su mano el tirso, padre de mi madre?

Tú le has persuadido, Tiresias: y quieres

trayendo esta nueva divinidad a los hombres

observar las aves y ganarte el salario de los sacrificios.

Si no te salvara la canosa vejez,

en medio de las bacantes estarías atado,

por introducir misterios perversos: porque a las mujeres

donde se les pone buena cara comiendo uvas,

no tengo nada bueno que decir de las orgías.

 

CORO

 

¡Qué impiedad! ¡Extranjero! ¿No respetas a los dioses y a Cadmo, el que sembró la cosecha de hijos de la Tierra? Y tú siendo hijo de Equión, ¿ultrajas a tu estirpe?

 

TIRESIAS

 

Cuando un hombre prudente tiene en el hablar

buen principio, no es gran cosa hablar bien,

mas tú tienes la lengua rápida como si pensaras,

y en tus palabras no hay razones.

Hombre audaz y que sabe hablar,

ciudadano malo es cuando no es sensato.

Este demonio nuevo del que tú haces burla

no podría decir yo a qué grandeza

llegará en Grecia. Porque, oye, joven, dos cosas son

lo primero para los hombres: la diosa Deméter,

que es Tierra, llámala como quieras,

la que cría en seco a los mortales,

y el que vino para lo contrario, el hijo de Sémele,

que inventó la húmeda bebida del racimo y la trajo

a los hombres, el que libra a los míseros mortales de pena cuando se llenan de jugo de la viña, y el sueño y el olvido de los males cotidianos da, y no hay otro remedio de los males. Él escancia para los dioses y es un dios, que por él tienen los hombres los bienes. ¿Y te burlas de él porque estuvo cosido de Zeus en el muslo? Yo te explicaré cómo esto es así. Después que le arrebató de entre el fuego del rayo Zeus, llevó a la criatura al Olimpo, y al dios quería Hera arrojar del cielo:

mas Zeus la contestó con una treta digna de un dios. Rasgó una parte del éter que rodea la tierra, y formó una prenda (dmhrox) dada a la enemistad de Hera, y con el tiempo, de él dicen los mortales que fue criado en el muslo (mhrox) de Zeus,

alterando el nombre, porque él, siendo dios, de la diosa Hera fue prenda (dmhreuw), y componiendo una leyenda. Profeta es este demonio, porque lo báquico y lo delirante tienen mucha fuerza adivinatoria: así, cuando el dios entra en abundancia en el cuerpo, decir el futuro a los embriagados hace. De Ares ha tomado participación, y a un ejército armado y en filas el terror le domina antes que lanza le alcance: esta locura también viene de Dioniso. También será visto en las rocas de Delfos saltando con pinos en la cumbre de doble cima, y blandiendo y sacudiendo el ramo báquico, grande en toda Grecia. Penteo: hazme, pues, caso a mí. No te envanezcas de que la fuerza da autoridad a los hombres, ni si lo crees con creencia insensata,

te fíes de tu cordura: recibe al dios en el país y brinda y danza y corona tu cabeza. Dioniso no obligará a las mujeres a ser sensatas en el amor, mas en la naturaleza incide el ser por siempre cuerdo. Esto hay que mirar; también en las fiestas báquicas, la que es prudente no se corromperá. Mira, tú disfrutas cuando a las puertas de tus murallas están muchos, y en el nombre de Penteo se magnifica la ciudad:

también él me parece que goza cuando le honran.

Por eso yo y Cadmo, del que te ríes,

con yedra nos coronaremos, y danzaremos,

pareja canosa, pero, sin embargo, hemos de bailar,

y no lucharé contra un dios por hacer caso de tus palabras.

Estás loco lastimosamente, y no hay remedios

que puedan curarte, y no por falta de ellos deliras.

 

CORO

 

Anciano, tú no ultrajas tampoco a Febo con tus palabras, y honrando a Dioniso eres prudente con un gran dios.

 

 

CADMO

 

¡Hijo mío! Bien te ha exhortado Tiresias,

permanece con nosotros y no te pongas fuera de las leyes.

Ahora vuela tu mente y en tu pensar no hay cordura ninguna.

Aunque éste no sea un dios, -como tú dices,

dilo por tu parte, y admite buenamente

que es hijo de Sémele, y que se crea que dio ella a luz un dios,

y nosotros y toda la familia ganemos honor.

Mira la suerte desgraciada de Acteón,

al que las mismas perras rabiosas que él había criado

destrozaron, a él, que mejor en la caza con jauría

que Ártemis se había jactado de ser.

Que no te suceda esto, ven aquí que corone tu cabeza

con yedra: rinde conmigo honores al dios.

 

PENTEO

 

¡No me des tu mano, márchate danzando,

no limpiarás tu locura en mí!

Por tu insensatez a éste, que es el maestro,

voy a castigar. Ea, venid aprisa,

y este asiento donde él observa las aves

con los dientes de una horca derribadlo,

revolvedlo todo, lo de arriba abajo,

y entregad sus ínfulas a los vientos y las tormentas.

Haciendo esto es como le haré sufrir más.

Y vosotros recorred la ciudad y seguid la pista

del forastero afeminado que ha traído una locura

nueva a las mujeres y sus lechos ultraja.

Y si le cogéis, encaminadlo preso

acá para que tenga su castigo de lapidación

y muera después de ver en Tebas una amarga fiesta báquica.

 

TIRESIAS

 

Desgraciado, que no sabes lo que dices,

estás loco, ya hace tiempo andas fuera de tu razón.

Vamos nosotros, Cadmo, y pidamos

por éste, aunque tan duro es,

y por la ciudad, para que el dios nada nuevo

haga. Mas sígueme con tu bastón de yedra,

intenta sostener mi cuerpo, y yo el tuyo,

que fea cosa sería caernos dos viejos. Anda ya.

A Baco el hijo de Zeus hemos de servir.

Que Penteo no traiga luto sobre tu

casa, Cadmo: no hablo por adivinación,

sino ante los hechos, porque insensateces dice un insensato.

 

CORO

 

Santa señora de los dioses,

santa que bajo la tierra

mueves tu ala de oro,

¿oyes esto a Penteo?

¿Oyes su impía

blasfemia contra Bromio,

el hijo de Sémele, el demonio

que en las fiestas de hermosas coronas

es el primero de los bienaventurados? Aquel que sabe

danzar en comitiva

y reír con la flauta

y quitar los cuidados,

cuando del vino llega

la gala en el banquete de los dioses,

y en las fiestas en que se lleva yedra

la copa envuelve en sueño a los mortales.

De las bocas sin freno,

de la insensatez sin norma

el fin es la desgracia:

la vida

de tranquilidad y la prudencia

conserva inconmovible

y guarda las casas, porque aunque lejos,

desde el éter ven

a los mortales los celestes.

No es sabio en sabidurías

y en cosas no mortales meterse a pensar.

Breve es la vida, y en ella

el que busca lo más

acaso ni lo cercano alcanza.

De locos son estos modos

y de hombres insensatos, me parece.

Ojalá llegase yo a Chipre,

la isla de Afrodita,

donde de dulces pensamientos

los amores se reparten a los mortales,

y a la tierra que con cien bocas

las corrientes de un río bárbaro

la hacen fértil sin lluvia.

¿Dónde está la hermosa

Pieria, sede de las musas,

augusta ladera del Olimpo?

Llévame allá, Bromio, Bromio,

guíame, demonio Evio.

Allí las Gracias, allí el Deseo,

allí tienen las bacantes que hacer sus orgías.

El demonio hijo de Zeus

goza en las fiestas,

ama la Paz,

dadora de venturas, diosa que cría a los muchachos.

Igualmente al feliz

y al pobre le concedió

el goce sin pena del vino.

Odia al que no estima,

a la luz y, por las noches amables,

pasar una vida feliz

y apartar prudentemente el corazón y el pensamiento

de los hombres excesivos.

Lo que la plebe más vulgar

estima y usa, esto es lo que yo acepto.

 

 

 

SERVIDOR

 

Penteo, aquí estamos, después de cazar esta presa

que nos mandaste a buscar, y no fue vano nuestro empeño.

La fiera ésta, mansa fue con nosotros y no extendió

para huir su pie, sino que nos dio su mano de buena gana,

y ni está pálido, ni puso cara tenebrosa,

mas riendo dejó que le ataran y trajeran,

y esperó, haciendo fácil mi tarea.

Y yo le dije por respeto: —Extranjero, no por mi gusto

te conduzco, que me mandaron con orden de Penteo.—

Pero las bacantes que tú encerraste, recogiste

y ataste en la cárcel del edificio público,

han huido y se han escapado hacia sus orgías

y retozan invocando a Bromio dios;

por sí solas desligáronse sus cadenas

y los cerrojos abrieron las puertas sin mano mortal.

De muchas maravillas llega este hombre lleno

a Tebas. Tú habrás de pensar lo que hay que hacer después.

 

PENTEO

 

Estáis más malamente locos que él, porque cuando está en las redes

no es tan ágil como para escapárseme.

Pero corporalmente no eres feo, extranjero,

para las mujeres, que es a lo que has venido a Tebas:

tu melena va tendida, no como para el gimnasio,

junto a la misma mejilla llena de deseo,

la piel la tienes blanca de propósito,

no por los rayos del sol, sino por la sombra,

y compites con Afrodita en belleza.

Mas dime primero de qué estirpe eres.

 

DIONISO

 

Sin ninguna jactancia, fácil es decir esto. Conocerás de oídas

el florecido Tmolo.

 

PENTEO

 

Lo conozco, rodea con un círculo la ciudad de Sardes.

 

DIONISO

 

De allí soy, y Lidia es mi patria.

 

PENTEO

 

¿Y de dónde traes a Grecia esos misterios?

 

DIONISO

 

Dioniso me inició, el hijo Zeus.

 

PENTEO

 

¿Hay allá algún Zeus que engendra nuevos dioses?

DIONISO

 

No, sino el que aquí mismo se unió en matrimonio con

Sémele.

 

PENTEO

 

¿Y té hizo suyo a ti de noche o a la luz?

 

DIONISO

 

Le vi y me vio cuando me dio las orgías.

 

PENTEO

 

¿De las orgías tienes tú una idea?

 

DIONISO

 

Son secretas para los mortales no iniciados.

 

PENTEO

 

¿Y son de algún provecho para los que en ellas sacrifican?

 

DIONISO

 

No es lícito que le oigas, mas merece saberse.

 

PENTEO

 

Bien haces misterios para que yo oír quiera.

 

DIONISO

 

Al que obra impíamente rechazan las orgías del dios.

 

PENTEO

 

¿Dices que has visto al dios? ¿Cómo es?

 

DIONISO

 

Tal cual quiso, yo no lo dispuse.

 

PENTEO

 

Bien haces evasivas y no dices nada.

 

DIONISO

 

El que comunica la sabiduría al ignorante será tenido por

insensato.

 

PENTEO

 

¿Has venido aquí el primer sitio trayendo a ese demonio?

DIONISO

 

Todos los bárbaros danzan estas orgías.

 

PENTEO

 

Porque son mucho más insensatos que los griegos.

 

DIONISO

 

En esto lo contrario: lo diferente son las costumbres.

 

PENTEO

 

¿Celebras los ritos de noche o por el día?

 

DIONISO

 

La mayoría de noche: las tinieblas traen devoción.

 

PENTEO

 

Mas para las mujeres engañosas son y corruptoras.

 

DIONISO

 

También de día se puede inventar maldad.

 

PENTEO

 

Tienes que pagar la pena por tus malos sofismas.

 

DIONISO

 

Y tú por tu ignorancia y tu impiedad para con el dios.

 

PENTEO

 

Atrevido es Baco y ejercitado en discutir.

 

DIONISO

 

Dime qué he de sufrir. ¿Qué mal me harás?

 

PENTEO

Primero tu afeminada cabellera te cortaré.

 

DIONISO

 

Mi trenza es sagrada, para el dios la tengo.

 

PENTEO

 

Después ese tirso dámelo de tus manos.

 

 

DIONISO

 

Quítamelo tú; lo llevo para Dioniso.

 

PENTEO

 

En la cárcel te guardaremos.

 

DIONISO

 

Me soltará el mismo demonio, cuando yo quiera.

 

PENTEO

 

Cuando le llames en medio de las bacantes a él.

 

DIONISO

 

Lo que ahora estoy aguantando, cerca está y lo ve.

 

PENTEO

 

¿Y dónde? Porque no es manifiesto a mis ojos.

 

DIONISO

 

Junto conmigo, mas como tú eres impío no le ves.

 

PENTEO

 

Prendedle, que a mí desprecia éste y a Tebas.

 

DIONISO

 

Proclamo que yo no tengo por qué ser prudente con insensatos.

 

PENTEO

 

Y yo que tengo que tener más autoridad que tú.

 

DIONISO

 

No sabes lo que te está sucediendo ni ves ya quién eres.

 

PENTEO

Soy Penteo, hijo de Agave, y mi padre es Equión.

 

DIONISO

 

Forzosamente vas a cubrir de desgracia tu nombre.

 

PENTEO

 

Vete. Encerradle cerca de los pesebres de mis caballos para que a oscuras vea las tinieblas. Allí, danza. Y a las que has traído contigo, colaboradoras de tu maldad, las venderé por esclavas o su mano de este compás y de golpear el pandero apartaré y las haré mis esclavas al telar.

DIONISO

 

Voy. Lo que no se debe, en verdad no se debe aguantar. Mas el desquite de estos abusos Dioniso te lo mandará, que dices que no existe: pues cuando contra mí faltas, a él llevas preso.

 

CORO

 

………………………………………………………………………………………

hija del Aqueloo,

augusta, virginal Dirce,

pues tú antaño en tus fuentes

la cría de Zeus recibiste,

cuando en su muslo, desde el fuego

inmortal, Zeus su genitor le

sacó, gritando así:

-¡Ea, Ditirambo, en esta mi

varonil matriz entra!

Te hago presente, ¡oh Baco!,

que esto te llaman en Tebas.

Y tú a mí, bienaventurada Dirce,

me impulsas,

que tengo fiestas de Baco coronadas en ti.

¿Por qué te niegas a mí? ¿Por qué me huyes?

Por la gracia

de los racimos de Dioniso, de la viña

de Bromio habrás de cuidar.

En qué ira

descubre la subterránea

estirpe del dragón de que ha nacido

Penteo, al que Equión

engendró, hijo de la tierra,

como un monstruo feroz, que no

hombre mortal, como un gigante asesino,

antagonista de los dioses,

que a mí con ligaduras, a mí que soy

de Bromio, me sujetará en seguida,

y dentro de la casa

tiene ya a mi corifeo,

oculto en cárcel tenebrosa.

¿Ves esto, hijo de Zeus,

Dioniso, a tus profetas

en los lazos de la violencia?

Ven, agitando el áureo

tirso, ¡oh rey!, por el Olimpo,

y conten los excesos de un hombre criminal.

¿Dónde, de Nisa la que cría

fieras, guías con el tirso

tus comitivas, ¡oh Dioniso!,

o en las cumbres del Corleo?

Acaso en los recintos

arbolados del Olimpo, donde

antaño Orfeo con la cítara

juntaba los árboles con su arte,

juntaba las fieras salvajes.

Bienaventurada Pieria,

te estima Evio, y vendrá

danzando en sus fiestas,

y después de cruzar

el rápido Axio y el Lidias,

traerá las Ménades que giran,

y al dador

de la felicidad a los mortales,

al padre, al que oí

que la tierra de hermosos caballos fertiliza

con fuentes hermosísimas.

 

DIONISO

 

¡Ihó!

Oíd, oíd mi voz.

Ihó bacantes, ihó bacantes.

 

CORO

 

¿Quién es éste? ¿De dónde me llama la voz de Evio?

 

DIONISO

 

¡Ihó, ihó!, grito de nuevo,

el hijo de Sémele, el hijo de Zeus.

 

CORO

 

Ihó, ihó, señor, señor, ven ahora a nuestro coro, ¡oh Bromio, Bromio!

 

DIONISO

 

¡Sacudida del suelo, señora de la Tierra!

 

CORIFEO

 

¡Ah, oh!

Pronto los techos

de Penteo se sacudirán en derrumbamientos. Dioniso está en el palacio, veneradle.

 

CORO

 

Le veneramos, ¡oh!

 

CORIFEO

 

Mirad los pétreos entablamentos

que se mueven:

Bromio dará gritos en la casa.

 

DIONISO

 

Coge la luz deslumbradora del rayo, incendia, incendia la casa de Penteo.

 

 

 

 

CORIFEO

 

¡Ah, oh!

¿No ves fuego, no brilla

junto a la tumba sagrada de Sémele, que

el rayo dejó encendido; con el trueno de Zeus?

Tirad al suelo, tirad vuestros cuerpos

temblorosos, Ménades, que el rey hijo de Zeus llega,

derribándolo todo, a esta casa.

 

DIONISO

 

¡Mujeres bárbaras, así aterrorizadas

habéis caído al suelo! Habéis sentido, según parece, a Dioniso

sacudiendo la casa de Penteo, mas levantaos,

sosegaos, y que no tiemblen vuestras carnes más.

 

CORIFEO

 

¡Oh luz grandísima de nuestra danza báquica, con qué alegría te veo, después de la soledad!

 

DIONISO

 

¿Caísteis en el desánimo, cuando fui apresado y caí en las prisiones tenebrosas de Penteo?

 

CORIFEO

 

¿Por qué no? ¿Qué custodio me quedaba si te sucedía desgracia?

¿Y cómo te has librado, después que tropezaste con un

hombre impío?

 

DIONISO

 

Yo mismo me salvé fácilmente y sin trabajo.

 

CORIFEO

 

¿No sujetó tus manos en lazos de prisión?

 

DIONISO

 

Con esto me burlé de él, porque creyendo aprisionarme ni me tocó ni me rozó, y se alimentó con esperanzas.

Encontró junto a los pesebres un toro, donde me encerró,  y a él le echó las ligaduras a las patas y a los cascos, mientras respiraba ira y le goteaba el sudor del cuerpo, y clavaba en sus labios los dientes; yo estaba junto a él tranquilo y sentado mirando. Y en este tiempo llegó Baco y sacudió la casa y en la tumba de su madre prendió fuego. Cuando él lo vio, pensando que ardía la casa se lanzaba aquí y allá, y a sus esclavos transportar el Aqueloo ordenaba, y cada esclavo estaba en el trabajo esforzándose en vano. Y dejó este trabajo, porque yo había huido, y corre, la negra espada empuñada, dentro de la casa. Y después Bromio, según me parece —mi opinión digo—, un fantasma hizo en el palacio, y contra éste se lanzó él y el éter brillante hirió por degollarme a mí. Y encima de esto, Baco le hizo otros daños, derribó su casa por tierra y toda arruinada está por el que vio las amarguísimas ataduras mías. De su esfuerzo, cansado,  ha soltado la espada. Con un dios,  siendo  un hombre.

se atrevió a venir a combate; yo he salido tranquilo de la casa y he venido a vosotras, sin hacer caso de Penteo. Según me parece, hacen ruido sus botas en la casa, y llegará en seguida a la entrada. ¿Qué dirá de todo esto? Bien le soportaré, aunque venga respirando fuerte. De hombre sabio es tener una cólera prudente y justa.

 

PENTEO

Cosas horribles me han sucedido: se me ha escapado el extranjero

que hace un momento estaba sujeto con ligaduras. ¡Eh, eh!

Éste es el hombre, ¿qué es esto? ¿Cómo a mi vista apareces delante de mi casa, fuera?

 

DIONISO

Detén tus pasos, pon a tu ira pies tranquilos.

 

PENTEO

 

¿De dónde tú te has librado de ataduras y has salido fuera?

 

DIONISO

 

¿No te dije y no oíste: «alguien me desatará»?

 

PENTEO

 

¿Quién? Palabras nuevas traes siempre.

 

DIONISO

 

El que la viña de muchos racimos cría para los mortales.

 

PENTEO

 

…………………………………………………………………………….

 

DIONISO

 

Un bien echas en cara a Dioniso.

 

PENTEO

 

Mando cerrar toda la ciudadela en círculo.

 

DIONISO

 

¿Para qué? ¿No saltan por encima de las murallas los dioses?

 

PENTEO

 

Sabio, sabio eres, sabio menos para lo que debías.

DIONISO

 

Para lo que más necesito, para esto soy yo sabio. Mas escucha primero las palabras de éste y aprende, de éste que viene del monte a contarte algo. Yo te espero, que no me escaparé.

 

MENSAJERO

 

Penteo, que reinas en la tierra tebana, vengo desde el Citerón, donde nunca faltan los frágiles copos de la blanca nieve.

 

PENTEO

 

¿Qué prisa traes tú para hablar?

 

MENSAJERO

 

He visto a las bacantes venerables, que fuera de esta tierra

su blanco cuerpo con aguijones empujaron,

y vengo a decírtelo y a servir a la ciudad, rey,

pues hacen cosas horribles y mejores que milagros.

Quiero oírte si con libre palabra te

contaré lo de allá o si mis razones he de revestir.

Porque temo la prontitud de tu ánimo, rey,

y lo violento y lo demasiado regio.

 

PENTEO

 

Di, para que de mí estés libre de castigo del todo: y cuanto más horribles cosas digas de las bacantes, tanto más al que ha inventado estas artes para las mujeres, a éste, le aplicaré castigo.

 

MENSAJERO

 

Rebaños de terneros hace poco en las rocas

llevaba a las alturas, cuando el sol

arroja sus rayos y calienta la tierra.

Veo tres comitivas de coros de mujeres,

de los cuales mandaba una Autónoe, el segundo

Agave, tu madre, y el tercer coro Ino.

Todas dormían abandonadamente,

unas apoyando su espalda en el follaje de un abeto,

otras en hojas de encina sobre el suelo su cabeza

en sabio abandono dejando, no como tú dices,

ebrias de vino y del ruido de la flauta de loto,

enloquecidas y persiguiendo a Venus en la selva.

Tu madre dio un grito, en pie

en medio de las bacantes, para que sacudieran el sueño,

cuando oyó los mugidos de las cornudas vacas.

Y ellas expulsaron de sus ojos el profundo sueño

y saltaron en pie, maravilla de orden,

jóvenes, viejas y doncellas intactas.

Y primero dejaron caer sobre sus hombros las cabelleras

y las pieles de cabrito componían cuantas de sus broches se habían soltado, y las moteadas pieles se las ceñían con serpientes que les lamían la mejilla. Y en sus brazos cabras monteses o lobeznos salvajes teniendo, les daban blanca leche cuantas recién pandas tenían aún el pecho rebosante por haber dejado a sus niños, y se ponían coronas de yedra y de encina y de tejo florido. Una cogió el tirso y golpeó en la roca de donde salta agua de rocío, otra tiró su vara al suelo y por allí envió el dios una fuente de vino. Las que tenían deseo de la blanca bebida arañaban la tierra con sus dedos y tenían arroyos de leche, y de los tirsos de yedra escurrían dulces chorros de miel.

Si allí hubieras estado, al dios que ahora insultas le rendirías alabanzas después de vistas tales cosas. Nos hemos reunido boyeros y pastores a tratar entre nosotros en razones, pues hacen cosas tremendas y dignas de admiración, y un cierto viajero que iba a la ciudad y era hábil en palabras

nos dijo a todos: —Habitadores de las augustas cumbres de los montes, ¿queréis que demos caza a Agave, la madre de Penteo, en sus fiestas báquicas, y hagamos gracia al rey? —Y nos pareció que decía bien, y nos pusimos al acecho, entre la espesura de los matorrales ocultándonos. Y ellas en el momento señalado movieron sus tirsos en la danza y a Baco con sus bocas al unísono, al hijo de Zeus, a Bromio invocaban; y todo el monte danzaba con ellas y las fieras, y nada quedaba sin moverse y correr. Y acertó Agave a pasar saltando junto a mí, y yo me precipité como queriendo sujetarla, dejando el escondite donde estaba oculto; mas ella gritó: —Perras mías corredoras, nos quieren cazar estos hombres, seguidme, seguidme, armadas de los tirsos en vuestra mano—. Y nosotros huyendo nos libramos de ser descuartizados por las bacantes, y ellas hacia las terneras que pacían al verde volvieron con su mano sin hierro.

Y verías a alguna una ternera

mugiente llevando en sus brazos,

otras desgarraban a tirones novillos.

Se podía ver un costillar o una pata de doble pezuña

lanzada arriba y abajo, y colgada

goteando de los abetos manchada de sangre.

Los toros, atrevidos y orgullosos de sus cuernos

antes, resbalaban al suelo

empujados por infinitas manos de muchachas,

y las vísceras corrían de mano en mano más de prisa

de lo que tus reales ojos podrían seguirlas.

Corren como aves que levantan el vuelo

hacia la llanura que junto a la corriente del Asopo

produce a los tebanos fértiles espigas,

hacia Hisias y Éritras, que la ladera del Citerón

pueblan allá abajo, y como enemigos

invasores todo lo revuelven y

alteran; robaban de las casas los niños,

y lo que ponían en sus hombros, no lo ataban,

mas no caía a la tierra negra

vasija de bronce ni hierro. Sobre sus cabelleras

fuego ardía, sin quemar. Ellos con ira

acudían a las armas y perseguían a las bacantes,

en lo que se podía ver un espectáculo horrible, rey.

Cuando ellos echaban un venablo no hacían sangre,

y ellas levantaban con sus brazos los tirsos

y herían y obligaban, mujeres a hombres, a huir

volviendo la espalda, con la ayuda de algún dios.

Regresaron donde habían salido,

a las mismas fuentes que para ellas hizo brotar un dios.

Se lavaron la sangre, y las salpicaduras de sus mejillas

lamían serpientes y les pulían la piel.

A este demonio, pues, sea quien sea, ¡oh señor!,

recíbelo en esta ciudad, porque por muchas razones es

grande y dicen de él, según he oído, que dio a los mortales

la viña consoladora.

Y donde no hay vino no hay amor

ni ningún otro goce para los humanos.

 

CORIFEO

 

Temo decir palabras libres

a mi amo, mas las diré:

Dioniso a ninguno de los dioses es inferior.

 

PENTEO

 

Aquí cerca ya prendieron como un fuego

los excesos de las bacantes, ofrenda grave ante los griegos.

Mas no hay que vacilar, ve hacia la puerta

Electra, y manda buscar a todos mis escudados,

a los jinetes de caballos rápidos,

a los infantes ligeros y a los que con su mano del arco

pulsan los nervios: vayamos contra

las bacantes, porque ya es excesivo

que de mujeres aguantemos lo que nos sucede.

 

DIONISO

 

No obedeces nada mis palabras,

Penteo, mas aunque me maltratas

te digo que no debes levantar armas contra el dios

sino estarte quieto, pues Bromio no tolerará

ver que estorbas a las bacantes en sus fiestas.

 

PENTEO

 

No quieras hacerme prudente: tú, preso fugitivo, ¿te salvarás de que te encadene, o habré de volver mi justicia sobre ti?

 

DIONISO

 

Yo le haría sacrificios en lugar de irritarme

y de dar coces contra el aguijón, mortal contra un dios.

 

PENTEO

 

Le haré sacrificios, y de mujeres, como se lo merecen, alborotando a muchos en los retiros del Citerón.

 

DIONISO

 

Todos seréis puestos en fuga, y cosa vergonzosa los escudos de bronce volver ante los tirsos de las bacantes.

 

PENTEO

 

Me veré enredado sin salida por este extranjero que ni obrando ni aguantando se callará.

 

 

DIONISO

 

¡Amigo, que todavía se puede resolver esto bien!

 

PENTEO

 

¿Qué he de hacer? ¿Servir a mis esclavas?

 

DIONISO

 

Yo traeré aquí a las mujeres sin armas.

 

PENTEO

 

¡Ay! Ahora tramas este engaño contra mí.

 

DIONISO

 

¿Cuál, si lo que quiero es salvarte con mis artes?

 

PENTEO

 

Esto habéis convenido entre vosotros para hacer siempre

fiesta de Baco.

 

DIONISO

 

Esto en verdad lo hemos convenido con el dios.

 

PENTEO

 

Sacadme aquí mismo las armas y cesa tú de hablar.

 

DIONISO

 

¡Ah! ¿Quieres verlas sentadas en los montes?

 

PENTEO

 

Sí, daría por ello infinito peso de oro.

 

DIONISO

 

¿Y cómo has incurrido en tan gran deseo de esto?

 

PENTEO

 

Las vería míseramente embriagadas.

 

DIONISO

 

¿Y verías con gusto lo que te da pena?

 

PENTEO

 

Tenlo por cierto, sentado en silencio bajo los abetos.

 

DIONISO

 

Pero te olerán, aunque llegues ocultamente.

 

PENTEO

 

Iré sin disimularme, bien dices.

 

DIONISO

 

Si yo te conduzco, ¿te pondrás en camino?

 

PENTEO

 

Guíame cuanto antes, que ya por el tiempo te me haces odioso.

 

DIONISO

 

Ponte sobre tu cuerpo un fino vestido de lino.

 

PENTEO

 

¿Qué es esto? ¿Me voy a volver de hombre mujer?

 

DIONISO

 

Para que no te maten si te ven allí como hombre.

 

PENTEO

 

Tú lo has dicho, eres sabio desde siempre.

 

DIONISO

 

Dioniso me ha inspirado esto.

 

PENTEO

 

¿Cómo, pues, podría ser lo que tú bien me aconsejas?

 

DIONISO

 

Yo te vestiré, dentro de tu casa.

 

PENTEO

 

¿Qué vestido? ¿De mujer? Tengo vergüenza.

 

DIONISO

 

¿No tienes ya ánimo para ir a contemplar a las Ménades?

 

PENTEO

 

¿Qué vestido dices que tengo que ponerme?

 

 

DIONISO

 

Yo tenderé en tu cabeza una larga cabellera.

 

PENTEO

 

Y el segundo detalle de mi adorno, ¿cuál será?

 

DIONISO

 

Un vestido hasta los talones, y un gorro asiático en la cabeza.

 

PENTEO

 

Y además, ¿qué otra cosa me darás?

 

DIONISO

 

Un tirso en la mano y una piel de corzo con pintas.

 

PENTEO

 

Pero no me puedo poner un vestido de mujer.

 

DIONISO

 

Pues con sangre te vestirás al trabar combate con las bacantes.

 

PENTEO

 

Muy bien, mas primero he de ir a ver su posición.

 

DIONISO

 

Más prudente es esto que perseguir los males con males.

 

PENTEO

 

¿Y cómo pasaré por la ciudad sin que me vean los tebanos?

 

DIONISO

Iremos por calles solitarias, yo te guiaré.

 

PENTEO

 

Todo es preferible a que las bacantes se rían de mí. Iré a casa y resolveré cómo convenga.

 

DIONISO

 

Muy bien puedes. Muy fácil se presenta mi designio.

 

PENTEO

 

De todos modos iré, o caminaré con armas, o tus consejos obedeceré.

 

DIONISO

 

Mujeres: el hombre está en la red, irá hacia las bacantes,

donde pagará con la muerte lo que debe.

Dioniso, tuyo es ahora el trabajo, no irá más allá y le castigaremos.

Sácale primero de sus cabales e inspírale la rabia ligera,

pues mientras discurra bien, no querrá ponerse un vestido de mujer,

mas empujado fuera de su cordura, se lo vestirá. Necesito que él haga reír a los tebanos cuando le lleve vestido de mujer por medio de la ciudad, después de las amenazas anteriores, con las que era temible. Pero voy, el adorno que para el infierno toma, donde irá muerto a manos de su madre, a prender a Penteo. Conocerá a Dioniso, el hijo de Zeus, que nació como un perfecto dios, terrible, aunque dulcísimo para los hombres.

 

CORO

 

En danzas nocturnas pondré mi blanco pie, bacante, mis pieles al cielo lleno de rocío lanzando, como una corza que en los verdes placeres del prado retoza, cuando ha escapado la terrible caza, fuera del alcance de las redes bien tejidas, y saltando ante los cazadores delante de la carrera de los perros, De la fatiga de la carrera y los torbellinos, salta al llano junto al río, y goza en la soledad sin mortales y en los retoños de la selva umbría.

¿Qué prudencia, qué hermosura hay,

fuera de honrar a los dioses, para los mortales?,

¿o qué cosa mejor que la mano

tener sobre la cabeza de los enemigos?

Lo bueno siempre querido es.

Apenas muévese, mas seguro es el poder de los dioses: corrige a los mortales que la insensatez honran y no magnifican a los dioses en su mente insensata. Ocultan con mil artes largo tiempo su paso y sorprenden de improviso. Porque no se debe nada mejor que las reglas reconocer y practicar. Poco cuesta creer y tener esto firmemente, lo que es divino y lo que desde largo tiempo siempre ha estado ordenado y así es.

¿Qué prudencia, qué hermosura hay, fuera de honrar a los dioses, para los mortales?, ¿o qué cosa mejor que la mano tener sobre la cabeza de los enemigos? Lo bueno siempre querido es.

Feliz el que del mar

ha evitado la tormenta y llegó a puerto.

Feliz el que por encima de fatigas

ha quedado: cada uno en una cosa

su felicidad y fuerza tiene.

Infinitos, infinitas

esperanzas tienen: unas

se les cumplen en felicidad

a los mortales, otras se desvanecen.

Al que al día la vida

feliz tiene, le felicito.

 

DIONISO

 

Tú que estás dispuesto a ver lo que no se debe

y que procuras lo que no debieras procurar, Penteo digo,

sal delante de tu casa y muéstrateme vestido y adornado como una mujer bacante para espiar a tu madre desde un escondite. Eres propiamente una de las hijas de Cadmo.

 

 

PENTEO

 

Me parece que veo dos soles y dos Tebas, dos ciudades de siete puertas. Y parece que me guías en forma de toro y te han salido cuernos en la cabeza. ¿Has sido animal alguna vez? Porque eres completamente un toro.

 

DIONISO

 

El dios va con nosotros, que antes no estaba propicio, y es nuestro aliado. Ahora ves lo que debes ver.

 

PENTEO

 

¿Qué parezco ahora? ¿No estoy como Ino o como Agave mi madre?

 

DIONISO

 

Me parece que las estoy viendo cuando a ti te veo. Pero esta trenza se ha movido de su sitio, no está como yo te la dispuse bajo tu gorro.

 

PENTEO

 

Ahí dentro moviéndose atrás y adelante y danzando la moví de su sitio.

 

DIONISO

 

Pues yo, que tengo que servirte,

la pondré en orden. Mas levanta la cabeza.

 

PENTEO

 

Ya está, adórname tú. A ti me presento.

 

DIONISO

 

Pero el tinturan se te ha aflojado, y de tu vestido los pliegues no caen bien en los tobillos.

 

PENTEO

 

A mí me parece que más abajo en el pie derecho, por esta parte sienta bien el peplo junto al talón.

 

DIONISO

 

¿Me tendrás tú por el primero de tus amigos cuando veas, contra lo que cuentan, prudentes a las bacantes?

 

PENTEO

 

¿Cómo me pareceré más a una bacante, cogiendo el tirso con la mano derecha o con ésta?

 

DIONISO

 

Con la mano derecha y a la vez con el pie derecho hay que levantarlo. Te ensalzo porque has mudado de parecer.

PENTEO

 

¿Podría llevar los escondrijos del Cicerón con las mismas bacantes en mis hombros?

 

DIONISO

 

Podrías si quisieras. Tu parecer de antes no era sano, ahora piensas como debes.

 

PENTEO

 

¿Llevaremos palancas o arrancaré con mis manos empujando las cumbres con mi hombro o mi brazo?

 

DIONISO

 

No destruyas las sedes de las ninfas

y el retiro de Pan donde hace su música de flauta.

 

PENTEO

 

Dices bien. No hay que vencer con la fuerza a las mujeres; me ocultaré entre los abetos.

 

DIONISO

 

Tendrás el escondrijo en que debes esconderte cuando vas como espía de las Ménades.

 

PENTEO

 

Pienso que deben como pájaros tener plumón en sus camas, en recintos que les son queridos.

 

DIONISO

 

¿No vas precisamente a ver esta?

Acaso tú las sorprenderás, si no te sorprenden a ti antes.

 

PENTEO

 

Llévame por en medio de la ciudad de Tebas

porque de aquí soy el único hombre que se atreve a esto.

 

DIONISO

 

Sólo tú sufres por esta ciudad, sólo; a ti en verdad te esperan los combates que eran necesarios. Sígueme: yo te guiaré en la procesión como guía seguro y de allí otro te traerá.

 

PENTEO

 

Mi madre ciertamente.

 

 

 

DIONISO

 

Y serás conocido de todos.

 

PENTEO

 

A eso voy.

 

DIONISO

 

Traído volverás…

 

PENTEO

 

Me tienes por demasiado blando.

 

DIONISO

 

… en manos de tu madre.

 

PENTEO

 

Me obligarás con comodidades.

 

DIONISO

 

Con tales comodidades.

 

PENTEO

 

Ya alcanzo mis merecimientos.

 

DIONISO

 

Terrible eres, terrible, y hacia terribles sufrimientos vas.

Como clavada en el cielo hallarás gloria.

Tiende, Agave, tus manos y vosotras, hermanas suyas,

hijas de Cadmo. A este joven conduzco

a un gran combate, y el vencedor yo

y Bromio será. Lo demás lo dirá ello mismo.

 

CORO

 

Id, rápidas perras de la rabia, id al monte,

donde tienen su comitiva las hijas de Cadmo,

aguijoneadle

al que vestido de mujer

espía rabioso a las Ménades.

Su madre la primera a él en una roca aislada

o un peñasco le verá subido

espiando, y llamará a las Ménades:

—¿Quién de los tebanos es este

buscador de los caminos del monte

que vino a la montaña, oh bacantes?

¿Quién le ha dado a luz?,

porque no nació de sangre mujeril,

sino de alguna leona o de las Gorgonas,

líbica es su raza.—

Venga justicia manifiesta, venga con espada la que corte su cuello de un tajo al sin dios ni ley ni justicia, al hijo subterráneo de Equión.

Que con injusta resolución y cólera criminal, contra las orgías báquicas de su madre, y con mente furiosa y voluntad excitada se dispone

como si fuera a dominar por la violencia a la invencible. Una razón prudente que a los mortales no les lleve a replicar contra los dioses, una razón humana hay que tener para una vida sin pena. La sabiduría no la envidio, disfruto persiguiendo otras cosas grandes y siempre claras; una vida hacia el bien, y pasar día y noche en la piedad, dejar lo que no es justo y honrar a los dioses lo debido. Venga justicia manifiesta, venga con espada la que corte su cuello al sin dios ni ley ni justicia, al hijo subterráneo de Equión. Muéstrate como toro o como dragón de muchas cabezas o como un león respirando fuego.

Ea, ¡oh Baco!, al que quiere cazar a las bacantes con rostro risueño échale el lazo mortal, que ha atacado el tropel de las Ménades.

 

MENSAJERO

 

¡Oh casa!, que antes eras feliz por toda Grecia,

del viejo de Sidón, que sembró en la tierra

de la feroz serpiente dragón la cosecha,

¡cómo gimo por ti, aunque no soy más que un esclavo!

 

CORIFEO

 

¿Qué sucede? ¿Traes alguna novedad de las bacantes?

 

MENSAJERO

 

Ha muerto Penteo, el hijo de Equión.

 

CORO

 

¡Rey Bromio, como un gran dios te muestras!

 

MENSAJERO

 

¿Qué dices? ¿Por qué dices eso? ¿En el mal que les sucede a mis señores te alegras, mujer?

 

CORO

 

Grito ¡evohé! en honor del extranjero con bárbaras canciones  porque ya no temblaré por miedo a la prisión.

 

MENSAJERO

 

Así obras en esta cobarde Tebas…

 

CORO

 

Dioniso, Dioniso, no Tebas, manda en mí.

 

 

 

MENSAJERO

 

Te disculpo, pero del crimen

sucedido alegraros, ¡oh mujeres!, no está bien.

 

CORO

 

Dime, cuéntame: ¿de qué modo ha muerto

un hombre injusto que ha cometido infinitas injusticias?

 

MENSAJERO

 

Después que los techos de esta tierra de Tebas dejamos, y hubimos pasado la corriente del Asopo, pisábamos la ladera de Citerón

Penteo y yo —porque yo seguía a mi señor— y el extranjero que era el guía en nuestra peregrinación. Primero llegamos a un valle herboso, sin hacer ruido con nuestros pasos y silencio con nuestra lengua guardando, para poder ver sin ser vistos.

Era un rincón cerrado por peñascos, húmedo de fontanas, umbrío de pinos, donde las Ménades estaban sentadas con las manos ocupadas en dulces labores. Unas su tirso, que había perdido la yedra, volvían a coronar con ella, otras, como si fueran potros desenganchados del yugo de colores,

cantaban alternando y se hacían eco con canciones báquicas.

El desgraciado Penteo, que no vio la turba femenil, dijo así: —Extranjero, desde donde estamos no alcanzo a ver a las Ménades como deseo; subido en una cuesta o en un abeto de alto entronque vería mejor la ocupación nefanda de las Ménades—. Y a partir de aquí ya todo lo del extranjero lo vi milagroso: cogió del abeto la rama más alta, allá en el cielo, y la trajo, abajo, hasta la negra tierra, y la dobló como un arco o una curvada rueda, cuyo círculo ha sido trazado por el compás en redondo: así el árbol de la montaña el extranjero lo atrajo con sus manos y lo dobló hacia el suelo, de un modo sobrehumano. Colocó a Penteo en las ramas del abeto, y con sus manos fue soltando hacia arriba el tronco recto poco a poco, con cuidado para que no le despidiera. Y derecho quedó hacia el alto cielo llevando en su altura sentado a mi señor. Más bien fue visto que vio a las Ménades; apenas pudo distinguírsele sentado arriba, cuando ya el extranjero no era visible, y desde el cielo una voz, según puede creerse, Dioniso, gritó: —Muchachas, os traigo al que de nosotros, de mí y de mis orgías se ríe; mas castigadle—. Y según decía esto, en el cielo y en la tierra se fijó la luz de un fuego sagrado. Quedó en silencio el cielo, y el silencio dominó las praderas del valle y el follaje, y de los animales no se oía ni un grito.

Ellas, que en sus oídos la voz no habían percibido con claridad, se pusieron en pie y buscaban con los ojos.

Y él repitió la orden, y cuando conocieron claramente la orden de Baco las hijas de Cadmo, se precipitaron no menos ligeras que palomas, en carreras acordes con sus pies, su madre Agave con sus hermanas y todas las bacantes, y por la torrentera del valle y los precipicios saltaban, enloquecidas con la inspiración del dios.

Cuando vieron a mi señor subido en el abeto, primero piedras violentamente le arrojaban, subidas a una roca como una torre, y le disparaban sus varas de abeto; otras le echaban los tirsos por el aire a Penteo, blanco desgraciado, mas no le llegaban. Situado en mayor altura que la del deseo de ellas estaba el desgraciado, lleno de apuro. Por fin, manejando ramas de encina arrancaban las raíces con palancas sin hierro. Mas como no llegaban al fin de sus esfuerzos, dijo Agave: —Ea, puestas en círculo coged este arbolito. Ménades, para que alcancemos a la fiera que ha trepado y no pueda publicar las danzas secretas del dios—. Y ellas infinitas manos aplicaron al abeto y lo arrancaron de la tierra. Saltó desde arriba y desde arriba hacia el suelo cae dando infinitos alaridos

Penteo, porque ya cerca de su desgracia se dio cuenta. Su madre la primera comenzó como una sacerdotisa el sacrificio, y cayó sobre él.

Él el gorro de su cabellera arrancó para que le conociese y no le matase, al infeliz, Agave, y dice, la mejilla tocándola: —Yo, madre mía, soy tu hijo Penteo, el que pariste en la casa de Equión; compadéceme, madre, y por mis faltas no mates a tu hijo—. Ella, echando espuma y estrábicas sus iris girando, sin cuidar lo que debía cuidar, dominada por su Baco, no le hizo caso. Agarró con sus brazos la mano izquierda, y poniendo el pie en el costado del infeliz, le arrancó el hombro, no por su fuerza,

sino por facultad que el dios concedió a sus manos.

Ino por otra parte consiguió desgarrar sus carnes, y Autónoe y toda la turba de las bacantes se echó encima, y todo con griterío,

él gimiendo mientras pudo tener aliento, ellas gritando victoria. Y una se llevaba un brazo, otra un pie con la misma bota, y fueron desnudados

sus costados a tirones, y todas tenían ensangrentadas

las manos, y jugaban a la pelota con la carne de Penteo.

El cuerpo yace esparcido, parte al pie de las ásperas

rocas, parte entre el follaje leñoso de la selva, no es fácil de buscar. Y la infeliz cabeza  precisamente su madre en las manos,

clavada en el extremo del tirso, como de un león montañés, la lleva a través del Citerón, después de dejar a sus hermanas en los coros de Ménades.

Camina orgullosa de su malaventurada presa hacia esta ciudad, invocando a Baco su compañero de caza, su colaborador en el triunfo que la reportará lágrimas.

Yo, lejos de esta desgracia me voy, antes de que Agave llegue a esta casa.

Ser prudente y respetar las cosas divinas es lo mejor; creo es la más prudente cosa de que se pueden servir los mortales.

 

CORO

 

Dancemos en honor de Baco,

y pregonemos la desgracia

de Penteo, el descendiente del dragón,

que el vestido femenil

Hades fiel y la vara

del buen tirso recibió,

y tuvo un toro como iniciador de su desgracia.

Bacantes tebanas,

al vencedor glorioso redujisteis

a lamentos, a lágrimas.

Buen combate, goteando de sangre

del hijo sacar la mano.

 

CORIFEO

 

Mas veo que hacia el palacio corre; Agave, la madre de Penteo, con los ojos estrábicos; ¡recibid la comitiva del dios Evio!

 

AGAVE

 

¡Bacantes de Asia!

 

 

 

CORO

 

¿Para qué me gritas?

 

AGAVE

 

Traigo desde el monte

un tallo recién cortado para el palacio,

caza bienaventurada.

 

CORO

 

Lo veo y te recibiré en mi comitiva.

 

AGAVE

Cacé sin lazos este

……..cachorro de león,

como puedes ver.

 

CORO

 

¿En qué desierto?

 

AGAVE

 

El Citerón…

 

CORO

 

¿Cómo el Citerón?

 

AGAVE

 

… le dio la muerte.

 

CORO

 

¿Quién le acertó la primera?

 

AGAVE

 

Yo tengo este orgullo. Feliz Agave será invocada en los himnos de Baco.

 

CORO

 

¿Y quién la segunda?

 

AGAVE

 

De Cadmo…

 

 

CORO

 

¿Cómo de Cadmo?

 

AGAVE

 

… las hijas

después de mí alcanzaron la pieza.

 

CORO

 

Bienaventurada caza.

 

AGAVE

 

Ven a tomar parte en el banquete.

 

CORO

 

¿Cómo voy a participar, ay de mí?

 

AGAVE

 

Joven es el ternero,

acaba la barba bajo su cabellera suave

de florecerle.

 

CORO

 

Conviene así, como la cabellera de un animal salvaje.

 

AGAVE

 

Baco, cazador hábil, hábilmente ojeaste la caza

de éste a las Ménades.

 

CORO

 

Porque es rey cazador.

 

AGAVE

 

¿Me alabas?

 

CORO

 

¿Por qué te he de alabar?

 

AGAVE

 

Pronto los tebanos…

 

CORO

 

…y su hijo Penteo a su madre…

 

 

AGAVE

 

… ensalzarán.

 

CORO

 

…pues caza ha cobrado.

 

AGAVE

 

Este cachorro de león.

 

CORO

 

Grande.

 

AGAVE

 

Grandísima.

 

CORO

 

¿Estás orgulloso?

 

AGAVE

 

Estoy alegre, mucho, mucho, por haberme hecho famosa con esta caza.

 

CORIFEO

 

Muestra ahora, ¡oh infeliz!, tu victoriosa caza a los ciudadanos, la que has traído.

 

AGAVE

 

¡Oh, los de la tierra de Tebas, que una ciudadela de hermosas torres habitáis, venid para que veáis esta pieza, esta fiera que las hijas de Cadmo hemos cobrado, no con los dardos con aletas de los tesalios, ni con redes, sino con la fuerza de nuestros blancos brazos. ¿Después de esto habrá que

tener vanidad cuando se necesita adquirir los instrumentos del armero? Nosotras con la propia mano matamos a éste y descuartizamos las coyunturas de la fiera. ¿Dónde está mi viejo padre? Que venga cerca. ¿Dónde está mi hijo Penteo? Que levante junto a la casa la armazón de una escala, para que clave en los triglifos esta cabeza de león que he cazado y traigo yo.

 

CADMO

 

Seguidme trayendo la triste carga

de Penteo, seguidme, servidores, hasta delante de la casa,

con infinitos trabajos rebuscando su cuerpo

traigo, hallado en los repliegues del Citerón,

desgarrado, y no encontrado en el mismo llano,

sino en la selva, y difícil de encontrar.

Alguien me ha contado el crimen de mis hijas,

cuando yo había vuelto a la ciudad, dentro de las murallas,

con el viejo Tiresias, de vuelta de las bacantes.

Vuelvo hacia el monte otra vez y recojo

mi hijo muerto por las Ménades.

Y a la que antaño de Aristeo a Acteón

parió, Autónoe, junto con Ino vi,

a las desgraciadas aún posesas en la espesura.

Alguien me dijo que Agave hacia acá con pie

danzante había venido, y cosas horribles oí:

mas aquí la veo, visión malaventurada.

 

AGAVE

 

Padre, orgulloso puedes estar de que has engendrado unas hijas las mejores con mucho entre los mortales. De todas lo digo, mas sobre todo de mí, que dejé las lanzaderas junto al telar y he llegado a mayor cosa, a cazar con mis manos. Traigo en mis brazos, como ves, estas primicias que he ganado, para que delante de tu casa sean colgadas: tómalas, padre, en tus manos. Orgulloso con mi pieza invita a tus amigos a un banquete, porque eres bienaventurado, bienaventurado, de que nosotras hayamos hecho esto.

 

CADMO

 

Pena inconmensurable e imposible de ver,

muerte con desgraciadas manos dada.

Después de hacer un hermoso sacrificio a las divinidades

nos invitas a un banquete a mí y a los tebanos.

¡Ay, ay, primero por tus males, luego por los míos!

¡Qué justamente el dios, pero con qué exceso,

el rey Bromio nos ha castigado, siendo nuestro pariente!

 

AGAVE

 

¡Qué torpe es la vejez de los hombres

y qué tímida de vista! Ojalá que mi hijo

hubiese sido buen cazador, comparable a su madre

cuando entre las jóvenes tebanas

sobre las fieras se lanza. Pero de oponerse a los dioses sólo

es él capaz. Tú has de cuidarte de él padre. ¿Quién querría llamarle a mi presencia, para que me vea feliz?

 

CADMO

 

¡Ay, ay! Cuando comprendáis lo que habéis hecho sufriréis con dolor horrible, y si por siempre seguís como estáis ahora vuestra desgracia no parecerá desgracia.

 

AGAVE

 

¿Qué no está bien de esto, o qué está mal?

 

CADMO

 

Primero levanta tu mirada hacia allá, hacia el cielo.

 

AGAVE

 

Ya está: ¿qué dices que tengo que ver?

 

CADMO

¿Te parece el mismo o que está cambiado?

 

AGAVE

 

Más brillante que antes y más abierto al día.

 

CADMO

 

¿El frenesí está todavía en tu alma?

 

AGAVE

 

No conozco esta palabra, estoy de nuevo tranquila

y fuera de la locura de antes.

 

CADMO

 

¿Puedes oír bien y responder con fijeza?

 

AGAVE

 

Como que me he olvidado de cuanto he dicho antes, padre.

 

CADMO

 

¿A qué casa fuiste después de tu boda?

 

AGAVE

 

Me entregaste a Equión, nacido de la tierra, según dicen.

 

CADMO

 

¿Y qué hijo te nació en tu casa de tu marido?

 

AGAVE

 

Penteo, en mezcla mía y de su padre.

 

CADMO

 

¿Y de quién tienes el rostro entre tus brazos?

 

AGAVE

 

De un león, como decían las cazadoras.

 

CADMO

 

Míralo bien, que leve trabajo es mirar.

 

AGAVE

 

¿Cómo? ¿Qué miro? ¿Cómo llevo esto en las manos?

 

CADMO

 

Míralo y date cuenta mejor.

 

AGAVE

 

Veo el mayor de los dolores, infeliz de mí.

 

CADMO

 

¿Acaso te parece semejante a un león?

 

AGAVE

 

¡No! Tengo, infeliz de mí, la cabeza de Penteo.

 

CADMO

 

Manchada de sangre antes de que tú la conocieras.

 

AGAVE

 

¿Quién le ha matado? ¿Cómo ha llegado a mis manos?

 

CADMO

 

Desgraciada verdad, que llegas en mal tiempo.

 

AGAVE

 

Dime, que por lo siguiente palpita mi corazón.

 

CADMO

 

Tú le mataste y tus hermanas.

 

AGAVE

 

¿Dónde murió? ¿En casa? ¿O en qué sitio?

 

CADMO

 

Donde antes los perros se repartieron a Acteón.

 

AGAVE

 

¿Y por qué fue al Citerón este desgraciado?

 

CADMO

 

Porque ofendiendo al dios fue a ver vuestros misterios.

 

AGAVE

 

¿Y nosotras allá de qué modo nos fuimos?

 

 

CADMO

 

Estabais locas, y toda la ciudad inspirada por Baco.

 

AGAVE

 

Dioniso nos ha perdido, ahora lo veo.

 

CADMO

 

Furioso con vosotros, porque no le creíais dios.

 

AGAVE

¿Y el cuerpo querido de mi hijo dónde, padre?

 

CADMO

 

Yo después de buscarlo con trabajo, lo traigo.

 

AGAVE

 

¿Qué todo está encajado en sus coyunturas?

 

CADMO

 

……………………………………………………………………………

 

AGAVE

 

¿Y qué parte de mi insensatez le tocaba a Penteo?

 

CADMO

 

Era semejante a vosotras y no le veneraba como dios.

Y así, os juntó a todos en un mismo castigo,

a vosotras y a él, y perdió la casa

y a mí, que después de no tener hijos varones,

de tu vientre, ¡oh desgraciada!, este retoño

muerto le veo de manera vergonzosa y cruel;

a él miraba mi casa, pues sostenías, ¡oh hijo!,

mi techo tú, nacido de mi hija,

y eras terror en la ciudad, que al viejo

nadie osaba faltar viéndote

a ti, pues le llegaba un castigo digno.

Ahora de la casa me echarán sin honor,

a mí, el gran Cadmo, el que la raza de los tebanos

sembré y coseché hermosa siega,

¡Oh tú, el más querido de los hombres, aunque ya no existes,

te contaré entre los más queridos, hijo mío!

Ya nunca tocarás con tu mano la barba

del padre de tu madre gritando abrazado, hijo mío,

y diciendo: «¿Quién te falta, quién no te honra, abuelo?

¿Quién, el miserable, alborota tu corazón,

dime, para que castigue al que te falte, padre mío?»

Ahora miserable soy yo, desgraciado tú,

lamentable tu madre, desgraciados tus parientes.

Si hay alguien que desprecie a los demonios,

que mire la muerte de éste y los tenga por dioses.

 

CORIFEO

 

Compadezco tu suerte, Cadmo; tu nieto tiene castigo merecido, mas doloroso para ti.

 

AGAVE

 

Padre, ¿ves mis cosas cómo han cambiado? (1).

…………………………………………………………………………………….

 

DIONISO

 

En dragón te cambiarás, y tu esposa se convertirá en serpiente, cambiada de forma, tu esposa Harmonía, hija de Ares, la que conseguiste aunque mortal.

Un carro de becerros, como dice el oráculo de Zeus, guiarás con tu esposa, al frente de bárbaros.

Y muchas ciudades destruirás con tu ejército infinito. Y cuando el oráculo de Apolo saqueen, regreso lamentable tendrán. A ti y a Harmonía Ares te salvará y a la tierra de los bienaventurados trasladará tu vida.

Esto digo yo, Dioniso, que no he nacido de padre

mortal, sino de Zeus. Si a ser prudentes

habéis aprendido, que no queríais, con el hijo de Zeus

como aliado, felices podríais ser.

 

AGAVE

 

Dioniso, te suplicamos, hemos pecado.

 

DIONISO

 

Tarde lo aprendisteis, y no lo supisteis cuando hizo falta.

 

AGAVE

 

Lo reconocemos, mas te has excedido.

 

DIONISO

 

De vosotros, siendo yo dios, he sufrido excesos.

 

CADMO

 

La ira no deben los dioses tener igual que los mortales.

 

DIONISO

 

Desde antaño Zeus mi padre lo había consentido.

 

 

CADMO

 

¡Ay, ay!, abuelo, que está decretado un infeliz destierro.

 

 

(1)   Wilamowitz cree que lo que sigue no es de Eurípides, sino un añadido.

 

 

DIONISO

 

¿Por qué retardáis lo que es forzoso?

 

CADMO

 

¡Hijas, en qué horrible desgracia hemos incurrido,

tú, infeliz, y tus hermanas y tu hijo,

mientras yo, desgraciado, llegaré a estar entre extranjeros,

viejo errante, y aún me está predestinado

traer a Grecia un ejército bárbaro mezclado!

Y a la hija de Ares, mi esposa Harmonía,

los dos en figura de serpiente

la traeré a los altares y a las tumbas de Grecia,

al frente de mis lanzas. Y no cesaré

en mis desgracias, infeliz de mí, ni haré la travesía

del Aqueronte subterráneo ni me llegará la paz.

 

AGAVE

 

Padre, yo privada de ti, me desterraré.

 

CADMO

 

¿Por qué me rodeas con tus brazos, ¡oh hija infeliz!, como un moscón a un cisne blanco de canas?

 

AGAVE

 

Pues ¿adonde me dirigiré expulsada de la patria?

 

CADMO

 

No sé, hija. Poco socorro es tu padre.

 

AGAVE

 

Adiós, palacio, adiós, ciudad de mis padres. Te dejo por mi desgracia

y dejo mis cámaras.

 

CADMO

 

Camina, ¡oh hija, de Aristeo! (1).

 

AGAVE

 

Te pierdo, ¡oh padre!

 

 

(1)   Aquí termina la tragedia según Nanck.

 

 

 

 

CADMO

 

Y yo a ti, hija, y por tus hermanas he llorado.

 

AGAVE

 

Horriblemente este castigo el rey Dioniso trajo a tu casa.

 

DIONISO

 

Porque cosas horribles he sufrido de vosotros, que mi nombre no era honrado en Tebas.

 

AGAVE

 

¡Adiós, padre mío!

 

CADMO

 

¡Adiós, hija desgraciada! Dolor te ha costado esto.

 

AGAVE

 

Llevadme, compañeras mías, para que a mis

hermanas tenga de tristes compañeras de destierro.

Quiero ir donde

ni el Citerón maldito me vea

ni yo con mis ojos al Citerón,

donde ni haya recuerdo del tirso.

Que de esto se ocupen otras bacantes.

 

CORO

 

Muchas son las figuras de lo divino,

y muchas cosas inesperadamente colman los dioses

mientras que lo esperado no se cumple

y de lo desesperado un dios halla salida.

Así ha resultado este caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*