La buena soledad…que es compañía de uno mismo

Print Friendly, PDF & Email

La buena soledad es aquella que se rige por el “Vive y deja vivir” y en el encuentro pactado con el otro va a él sí a compartir – verbo tan utilizado por los neuróticos que, en general, somos – pero genuinamente y no como ortopedia para poder existir.

          La mala soledad es egoísta y mezquina porque requiere del otro hasta para seguir viviendo o llevar adelante actos bajo el escudo de ese  “compartir” cuando hay acciones de vida que no se comparten con nadie.

          Y conduce a ese mito del Andrógino de Platón en su diálogo de “El banquete” donde los humanos estábamos fundidos en un solo ser de a pares.

          Sí, lo que se pretende es un acompañante para vencer miedos que son personales y que pueden superarse para lograr así el estado felicitante de la armonía con uno mismo y de la buena compañía que siempre está: ayer, hoy y mañana y que somos nosotros.

          Para ello es imprescindible reencontrarse con el apaciguamiento del pasado en el presente  para proyectar crecimentos futuro.

          Pero, por sobre todo, lograr superar esa sensación de soledad profunda en que nos ha dejado nuestro desamparo inicial – tal como Freud lo destacara – esa extrema vulnerabilidad del ser que sí depende y necesita del semejante para poder sobrevivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*