In Memoriam de María Elena Troncoso

Print Friendly, PDF & Email


Por un lapso de tiempo, las flores se tiñeron del negro de la tristeza.
Y volvieron desde los recuerdos, para encontrarla en el país de las memorias, donde ahora habita, los versos, por ella amados, del poeta nipón Zosan Junku_
“Adiós.
Pasó como todas las cosas:
rocío sobre la hierba.”
¡Gracias por tu gentil generosidad, querida Colega y Amiga!

10 comentarios


  1. Al regresar de mi viaje encuentro que María Elena había emprendido el suyo definitivo. Al dolor de su ausencia le opongo el recuerdo el recuerdo de su alegría y el ejemplar entusiasmo con que trabajaba en momentos para ella difíciles.
    Fué bueno conocerla

    Responder

  2. Siempre me sentí orgullosa de tener una hermana como ella, quien además era mi mejor amiga, y comparto y agradezco en nombre de nuestra familia estos recuerdos tan afectuosos y tan merecidos. Gracias Graciela Troncoso

    Responder

  3. Maria Elena, gracias por tu frescura , tu calidez, tu fogoza curiosidad … duele tu ausencia…

    Responder

  4. María Elena, te vamos a extrañar!!!
    Gracias por compartir tu mirada, tu sonrisa y tu saber, nos acompañan en cada reunión. Hasta la próxima!

    Responder

  5. Marie, cierro los ojos y me veo y te veo riéndonos, compartiendo algún comentario. Así quiero recordarte, aunque hoy, tu partida me llena de tristeza. Te voy a extrañar. Un beso

    Responder

  6. Maria Elena. Estas aqui, en nuestros miercoles, no permitiremos que te vayas, no del todo. Como no se van los que amamos y viven en nuestro sentir …, hoy y siempre.Conoci un ser maravilloso que me decia:” PARA SIEMPRE DE LOS SIEMPRES”, De ese modo ,Infantil, como no dejaremos de ser. Hasta Luego.

    Responder

  7. …en mi breve estadía en Grupos Clínicos, me siento muy afortunada de haber podido compartir encuetros y presentaciones de María Elena.
    Guardo con mucho cariño el recuerdo de su vela violeta.
    Deseo que su alma , y cuerpo descansen en paz.
    Analía

    Responder

  8. Seguro que andarás, cual mariposa, recorriendo lugares con tu alegría y curiosidad tal como lo hacías en nuestros encuentros de los miércoles. Fue bueno conocerte
    Silvia Zambon

    Responder

  9. Mi recuerdo será constante para la naturalidad de su sonrisa, para la prodigalidad de sus comentarios generosos, para su buen humor desplegado en cada reunión de nuestras reuniones.
    Lamento tanto que ya no la veremos cada miércoles… pero María Elena fue, por supuesto, bienvenida en el campo de nuestra memoria.
    En momentos como este, da ganas de pensar que ya nos cruzaremos en algún otro espacio.
    Hasta entonces!!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*