¡Hasta luego Maestro Stephen Hawking! Nos reencontraremos en cada página de sus libros. Solo la fuerza de la mar puede compararse a la de su deseo. ¡Gracias!

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*