Colaboración de Carlos Brück para “Acerca de nuestro interés por el cine y el Psicoanálisis”

Print Friendly, PDF & Email

Desde ya agradecemos al colega y amigo Carlos Brück por su texto para esta sección. Hemos pensado que quizás sea más facilitado interactuar desde la página central que en la sección comentarios. ¡Un modo de reconvocarlos a poner vuestras ideas y reflexiones que, desde ya mucho valoramos!

ALGO PARA VER

 

Carlos Bruck

 

Una estimulante invitación de Ana Maria Gomez que agradezco, me ha llevado nuevamente al terreno del cine y psicoanálisis tal como lo propone Grupos Clínicos de Buenos Aires. Digo, escribo, que me ha llevado nuevamente, en tanto que algunas otras veces he escrito sobre esto y también he escrito guiones para cine.

 

Pero en esta ocasión me he propuesto centrarme en lo que otro dice, escribe: Slavoj Zizek en el video que tolera varias traducciones, entre ellas: “La guía cinematográfica del perverso”.

 

Por supuesto que según la costumbre de Zizek no duda en acopiar películas que ilustren ¿exhiban? sus hipótesis. Así es que  hay fragmentos de : “Possesed, Matrix, Los pájaros, El exorcista, Harpo Marx, El gran Dictador, Psicosis, La conversación, Mulholland Drive” y algunas más.

 

Pero lo desacostumbrado, fuera de esta rutina, es que Zizek se ubique en varias ocasiones, exactamente en el mismo lugary/o escenografía en donde fueron filmadas las escenas que vemos.

 

De esta manera, marca una singular posición, señala un lugar de enunciación que se superpone con lo realizado, pero para plantear entonces un enunciado que acompaña, separándose.

 

Si bien algunos de estos enunciados son un tanto lineales, quedan absolutamente rebasados por la singularidad de otros en los que se formula de diferentes maneras, la cuestión y el problema del deseo. Algo que lo lleva a argumentar -como cierre- que el deseo es una herida en la realidad y que el cine juega ambiguamente con eso ya que pone en escena algo de ese orden pero también pone distancia.Agreguemos: ¿también pone orden?

 

Si este es el cierre, el inicio igualmente  plantea que el problema es saber que deseamos. Y en tanto que los deseos son artificiales el cine nos dira como desear.

 

Hay un modo rotundo de definir al oscuro objeto de deseo, sobre todo su parcial autonomía, cuando en” MulHolland Drive”, una cantante fascina al auditorio antes de caer desmayada y ser retirada del escenario, mientras la canción continua. Por supuesto que descubren, descubrimos, un playback pero en un instante anterior, solo un instante, se vive la presencia brutalmente desligada del objeto voz.

 

Para no convertir un comentario en una exégesis, planteo entonces en mi propio cierre una recomendación que es también una paradoja: esta es una película para ver.

5 comentarios


  1. ¡Buen día para todos!
    Hemos visto MANDARINAS, una coproducción de Estonia-Giorgia del año 2013 que se desarrolla en una aldea de las montañas del Cáucaso post soviético en la década de los 90.- Excelentes actores, buena fotografía y muy buena dirección.-
    Una película sobre la guerra que nos renueva la esperanza, a los antibelicistas, en que tal vez el ser humano pueda reconocer que la guerra es solo muerte y destrucción, muerte y destrucción del otro (que también soy yo mismo) y de la tierra que habitamos y nos sirve de sustento.- Así lo entendió IVO (el abuelo) que salvó a dos acérrimos enemigos moribundos y logró, con su paciencia, autoridad y bonhomía, acercar el uno al otro al punto de llegar a reconocerse “hermanos”. Y MARGUS, el afable granjero que cultivaba mandarinas y que intentaba recolectarlas en tiempo de guerra, “no tanto por el dinero sino para que no se pudran en la planta”.-
    Sí, el odio de la guerra alimentado por seres egoístas e interesados pero también su contraparte. Un film trágico y esperanzador a la vez que nos muestra la voluntad de cuatro seres por intentar torcer un destino impuesto y apostar por la vida.

    Responder

  2. Hemos leído “Cinco esquinas” el último libro de Mario Vargas Llosa. Y he aquí un apunte de aquello que dejó su lectura. El autor se ha diversificado en su estilo e intereses en esta obra. Aborda temáticas hasta ahora no recorriedas – y habiendo recorrido muchos de sus textos -, aspectos diversos que no hizo en otras producciones. Se lo lee con más libertades con respecto a temas ligados a la sexualidad humana y ello no deja de aparecer como relativamente forzado. El tema, de fondo, es el de un thriller pero con menos suspenso y tensión que aquellos a los que nos tiene acostumbrados; su final es cuasi previsible pese a su esfuerzo de hacerlo sorprendente, o al menos si no fuese así, poco convocante. No es una lectura desdeñable para aquellos que admiramos la escritura de este Premio Nobel, pero nunca podría sindicarse como de lo mejor de su obra. De todos modos, más esparcimiento para tardes invernales. ¡Gracias!

    Responder

  3. ¡Buen día para todos!. Quiero agradecer a Ana María este espacio que nos permite enriquecernos con los comentarios sobre libros y películas y nos da la oportunidad además, de intercambiar opiniones sobre los mismos.
    El libro que me convoca – más bien una novela corta – es del escritor Stefan Zweig. Una historia de amor, celos, venganza y dolor.

    CELOS o FUE ÉL es una novela de 50/60 páginas que nos cuenta, a través del relato de Betsy una mujer mayor que vive con su esposo en un pueblo (Bath) de la Inglaterra de los años 20, el devenir, en ese mismo pueblo, de la vida de una joven pareja y de su perro Ponto, protagonista “indeseable” de esta historia.-

    En la personificación de este animal el autor, conocido por su agudeza y precisión en la descripción de los sentimientos y las emociones de sus personajes, nos muestra qué puede llegar a ocurrir cuando un ser vivo – humano o no – es convertido en el centro de todas las atenciones y luego es desposeído, sin llegar a comprenderlo, del cariño del que se considera merecedor, es abandonado, humillado o reemplazado por otros. Un relato ameno y profundo, que se lee de un tirón.-

    Responder

  4. ¡Buena semana! Vista anoche: “Brooklin”, de 2015, irlandesa, dirigida por John Crowley y protagonizada por Saoirse Ronan – una joven actriz de ya amplia trayectoria a quien descubrimos en este film. El mismo no nos cambiará la vida ni redireccionará nuestros destinos, pero es amable y, en su trasfondo, plantea la problemática de la pertenencia a las raíces y las influencias del medio sobre la decisión de las personas. Muy bien interpretada por la actriz, cuidado de la escenografía, vestuario y usos de la época. ¡Un pasatiempo para días lluviosos! ¡Hasta luego!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*