Carta de un Sacerdote Zen: Aporte y comentarios de María Elena Troncoso

Print Friendly

Aporte  y comentario de María Elena Troncoso

Carta de un Maestro Budista Zen referida al drama que vive Japón 

Transcribimos de “El libro del té” de Okakura Kakuzo,   un bello párrafo de su obra. lo hacemos en parte como respuesta a interrogantes que han surgidos a partir de esta intersección entre Oriente y Occidente

 

 

¿Cuál es el origen de una diferencia tan radical en los gustos?

Mirándolo bien, como los orientales intentamos adaptarnos a los límites

que nos son impuestos, siempre nos hemos conformado

Con nuestra condición presente; no experimentamos, por lo tanto,

Ninguna   repulsión hacia lo oscuro; nos resignamos a ello como a

algo  inevitable: que la luz es pobre, ¡pues que lo sea!, es más, nos

hundimos con deleite en las tinieblas y les encontramos una

belleza particular.

En cambio los occidentales, siempre al acecho del progreso,

se agitan sin cesar persiguiendo una condición mejor a la actual.

Buscan siempre más claridad y se las han arreglado para pasar de

la vela a la lámpara de petróleo, del petróleo a la luz de gas, del gas

a la luz eléctrica, hasta acabar con el menor resquicio, con el

último refugio de la sombra.

 

Compartimos con Uds. una carta recibida bajo el titulo

“BUENAS NOTICIAS DE JAPON

Enviada: Miércoles 16 de marzo de 2011, 9.27 am
Tema: buenas noticias de Japón … vía un sacerdote Zen

Una carta desde Sendai, Japón
 publicada online @ Ode magazine
Aquí las cosas en Sendai han sido bastante surrealistas. Sin embargo soy muy bendecido al tener maravillosos amigos que me están ayudando mucho. Como mi choza es ahora aun más digna de ese nombre,  me estoy quedando en la casa de un amigo. Compartimos provisiones como agua, comida y un calentador a kerosene. Dormimos alineados en una habitación, comemos a la luz de las velas, compartimos historias. Es cálido, cordial y hermoso.

Durante el día nos ayudamos mutuamente a limpiar el lío en nuestros hogares. La gente se sienta en sus autos, mirando las noticias en las pantallas de navegación, o hace colas para obtener agua potable cuando está abierta una fuente. Si alguien tiene agua corriente en su hogar, coloca un cartel para que la gente pueda ir a llenar sus jarras y baldes.

 Es absolutamente asombroso ver que donde yo me encuentro no ha habido saqueos, nadie se empuja en las colas. La gente deja la puerta de su casa abierta, ya que es más seguro si hay otro terremoto. La gente dice a cada rato: “Ah, así es como solía ser en los viejos tiempos cuando todos se ayudaban mutuamente”.

Siguen habiendo réplicas. Anoche hubo cada 15 minutos. Las sirenas son constantes y los helicópteros pasan a menudo sobre nuestras cabezas.

Tuvimos agua por algunas horas anoche en nuestros hogares, y ahora es por medio día. La electricidad vino esta tarde. El gas aún no ha venido. Pero todo esto es por áreas. Algunas personas tienen estas cosas, otras no. Nadie se ha lavado por varios días. Nos sentimos sucios, pero hay preocupaciones tanto más importantes que esa para nosotros ahora. Me encanta este desprenderse de cosas no-esenciales.  Vivir plenamente en el nivel del instinto, la intuición, del cuidado, de lo que se necesita para sobrevivir, no solo para mí, pero para el grupo entero.

Hay extraños universos paralelos teniendo lugar. Las casas, un revoltijo en algunos lugares, aun así, una casa con fotones o la ropa secándose al sol. La gente haciendo cola para el agua y la comida, y sin embargo algunas personas sacando a sus perros a caminar. Todo ocurriendo al mismo tiempo.

Otros toques de belleza inesperados son, en primer lugar, el silencio a la noche. No hay autos. Nadie en las calles. Y los cielos de noche están tachonados de estrellas. Generalmente suelo ver un par, pero ahora el cielo entero está lleno de estrellas. Las montañas en Sendai son sólidas y con el aire límpido podemos ver sus siluetas contra el cielo en forma magnífica.

Y los japoneses mismos son tan maravillosos.  Yo regreso a mi choza para chequearla cada día, ahora para enviar este email ya que la electricidad ha vuelto y encuentro comida y agua para mí en la entrada. No tengo idea de quién viene, pero está allí. Ancianos con gorras verdes van de puerta en puerta asegurándose de que todos estén bien. La gente habla con completos extraños preguntándoles si necesitan ayuda. No veo signos de temor. Resignación, sí, pero temor o pánico, no.

Nos dicen que podemos esperar más réplicas e incluso terremotos importantes, durante uno o más meses. Y estamos teniendo constantes temblores, sacudones, bamboleos, retumbos. Tengo la bendición de vivir en una parte de Sendai que está algo elevada, un poco más sólida que otras partes. Por eso, hasta el momento esta zona está en mejores condiciones que otras. Anoche el esposo de mi amiga llegó desde el campo, trayendo comida y agua. Otra vez bendecido.

De algún modo, en este momento, tomo conciencia, a partir de la experiencia directa, de que hay en verdad un enorme paso cósmico evolutivo teniendo lugar en todo el mundo en este preciso momento. Y de algún modo mientras experimento los eventos que tienen lugar ahora en Japón, puedo sentir mi corazón expandiéndose mucho. Mi hermano me preguntó si me siento tan pequeño por todo lo que está pasando. No es eso. Más bien, me siento parte de algo que está ocurriendo que es mucho más grande que yo. Esta ola de nacimiento (mundial) es dura, y aun así magnífica.

Gracias nuevamente por su cuidado y amor por mí”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*