Anamorfosis: texto editado de Wikipedia y que hace referencia al capítulo VII del seminario “Los cuatro conceptos fundamentales del Psicoanálisis” de Jacques Lacan – Para el seminario del 4 de julio

Print Friendly

Anamorfosis

Retrato anamórfico de Eduardo VI, por William Scrots.

Una anamorfosis o anamorfismo es una deformación reversible de una imagen producida mediante un procedimiento óptico (como por ejemplo utilizando un espejo curvo), o a través de un procedimiento matemático. Es un efecto perspectivo utilizado en arte para forzar al observador a un determinado punto de vista preestablecido o privilegiado, desde el que el elemento cobra una forma proporcionada y clara. La anamorfosis fue un método descrito en los estudios de Piero della Francesca sobre perspectiva.
Esta técnica ha sido utilizada ampliamente en el cine, con ejemplos como elCinemascope, en el que mediante lentes anamórficos se registran imágenes comprimidas que producen una pantalla ancha al ser descomprimidas durante la proyección.

Anamorfosis en un espejo cilíndrico del dibujo de una silla.

Dibujo sin perspectiva

En esta representación del siglo XII, que no posee perspectiva óptica, donde el castillo se encuentra empequeñecido por los guerreros, en donde los barcos situados en la zona superior del cuadro – que se supone se hallan muy distantes en el horizonte – son tan grandes como los situados en primer término.En este caso no existe anamorfosis en el plano cartesiano ni siquiera por causa de la perspectiva óptica.

Escena sin perspectiva.
Este cuadro carece totalmente de perspectiva y por ende no tiene punto de fuga, y al no existir anamorfosis el plano cartesiano no se deforma. Y tanto en la lontananza como en la cercanía los valores de “X” e “Y” mantienen la misma magnitud, pues no hay Perspectiva cónica.
La anamorfosis en la pintura
Los Embajadores


El cuadro de Los Embajadores de Hans Holbein el Joven contiene a los pies de la tabla la anamorfosis de una calavera, como ejemplo de vanidad. Está pintada de manera que sólo podemos reconocerla con una vista rasante.
Para corregir la deformación y poder observar la calavera sin la utilización de un medio informático, nos podemos valer del dorso de una cuchara. De manera que el reflejo sobre la superficie curva y reflectante de la cuchara, corrige el efecto de la perspectiva en la pintura.

Cuadro de los embajadores donde se puede observar la anamorfosis de la calavera. Uso de una cuchara para corregir la deformación.


La representación, en la pintura, del espacio curvo de Bernhard Riemann

De lo deforme a normal, y viceversa.


El cuadro de arriba en sí está distorsionado por completo. Pero cuando se mira por un espejo en forma de tubo de quinqué las imágenes retornan a su forma normal. El artista, al pintar no mira directamente la realidad sino que lo hace guiado solamente por lo que se refleja en un espejo curvo.
Bernhard Riemann se ocupó de los espacios curvos. En dicho espacio se muestran las trayectorias más cortas entre puntos son líneas curvas, los triángulos se modifican al moverlos y la suma de sus ángulos interiores, en lugar de ser 180 grados, varía cuando los triángulos se trasladan.
Como consecuencia de lo anterior, la perspectiva ya no la podemos representar con estirar o contraer el plano cartesiano o espacio “plano clásico”, para explicar la anamorfosis, como aconteció con la elipse y el círculo y el perro, sino que debemos recurrir a las fórmulas de Bernhard Riemann, y nuevamente se soluciona el problema de pasar de una perspectiva plana a una curva, en donde el espacio se retuerce sobre sí mismo, etc.
Samuel Marolois recoge en su tratado de perspectiva de 1630 el método de Laurente publicado por Danti y lo aplica al siguiente dibujo de un perro.
Primero se ve el dibujo original cuadriculado, y después el mismo dibujo alargado en sentido horizontal en una proporción mayor de 3 a 1. Si miramos esta figura desde el lateral derecho con el ojo muy cerca del dibujo, observaremos que se produce un acortamiento de la figura en sentido horizontal y, al mismo tiempo, veremos converger hacia la izquierda las líneas horizontales de la cuadrícula. Sólo viéndola desde el infinito, se obtiene una restitución semejante a la imagen original.

Sin deformar.

El perro en un plano con la cuadrícula deformada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*